Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

La mejor disciplina para un Agente de Seguros, ¡es la calle!

Emilce Romero

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

La actitud lo es todo, la disciplina se suma a los buenos hábitos y sumados a la perseverancia se completa la fórmula de buenos negocios y mejores resultados; el vivir y padecer “la calle” como vendedor, es lo que define con hechos el éxito y carácter de un agente.

En Florencio Varela vive Emilce Romero, apasionada prodctora que comparte su energía entre la actividad física y dedicarse a los seguros en Buenos Aires, Argentina. Con una historia de 18 años en esta industria ha tenido una carrera nutrida de éxitos.

En esta profesión el recorrer grandes distancias entre citas y zurcar ciudades enteras es algo del día a día, “La calle” como le llaman en aquel país a la labor de visitar a prospectos y clientes, de este concepto tiene la visión de Emilce Romero dos factores que todo profesional debe desarrollar y son: los hábitos y la agenda.

Hábitos

Un hábito se desarrolla cuando se logra reproducir una rutina productiva por más de 21 días, lo cual permea en la actividad de un individuo y fortalece la inteligencia mecánica de apegarse a una disciplina que al paso de los días, semanas y meses suman a resultados.

De igual forma, el seguimiento adecuado de una agenda con una estructura cronológica en el tiempo productivo de una disciplina, ocupando tiempos determinados para ciertas actividades y dando una claridad de “cuáles”, “cuántas” reuniones y con “quién”, consecuentemente también es un “dónde”, y todo redunda en tocar calle.

El contacto con la gente es fundamento de la actividad de prospección. Emilce considera que se debe tener contacto personalizado, con esa base, el mantenerse disciplinados, proactivos, así como tener prospección activa, además de relacionarse cara a cara y en el momento adecuado, los mantendrá en un muy buen nivel de resultados, aunado a desarrollar el marketing personal directo.

Sin embargo, en la industria aseguradora y especialmente en la época que estamos atravesando como humanidad no es fácil mantenerse con el ánimo a buen nivel, de estas circunstancias se da un fenómeno de autosabotaje, que es aquel estado en el que nuestra cabeza, se empeña en evitar que se logren los sueños u objetivos. Hasta se puede caer en el engaño de llenar esa agenda con nombres de aquellos a quienes se les conoce como prospectos refritos y hacerlos pasar por entrevistas nuevas.

Esto podría ser evitado teniendo los objetivos claros, no buscar excusas internas, evitar estar con personas negativas y pesimistas. Se debe pedir ayuda a personas que tengan más experiencia, que se mantengan positivos y que hayan superado momentos similares.

Dice la frase que el que triunfa no es el más inteligente, sino el más disciplinado, por ello más allá del ingenio, prevalece la tenacidad y correcto seguimiento de las acciones que diferenciarán a un agente común de un agente productor MDRT exitoso.

Los clientes están en las calles

Emilce está convencida que la calle forja el carácter, puesto que detrás de un escritorio no se pasa frío, ni hambre, ni calor.. todo es cómodo. En cambio sentir las inclemencias de la vida agitada afuera, permite romper con círculos viciosos los cuales sólo te pueden llevar a caminos sin salida, al estancamiento.

Las experiencias más relevantes que aprendió Emilce justo fueron en la calle, es el acompañamiento con los clientes, específicamente a la hora de vender el producto y luego poder acompañar a la familia cuando tienen que cobrar el siniestro.

Una experiencia que le marcó para siempre, fue una ocasión que al ver un cliente que había sufrido un accidente incapacitante, al verla a ella, se le iluminó la cara. Eso fue maravilloso y gratificante para Emilce, esto le permitió reforzar la importancia de su labor, de estar presente: le recordó que no hay mejor momento para fortalecer la realción agente – cliente, que en el momento de la verdad.

De relevancia es considerar que para coleccionar momentos como ese, se debe contar con lo siguiente:

  • Manejar una agenda organizada
  • Tener buenos hábitos personales
  • Tener un buen método de medición para los resultados
  • Dar un correcto y honesto seguimiento
  • Y, no claudicar jamás

Importante es mencionar que de no contar con estos elementos, una buena acción correctiva, sería volver al ABC del negocio, reeducarse agregando más capacitación y entrenamiento. Es válido el empezar hoy, el rearmar la agenda y volver a construir los hábitos día a día, los cuales seguramente llevarán al agente al lugar de éxito.

Respeto a sí mismo

Un agente que se respete a la hora de salir a la calle aprende millones de cosas, tanto buenas como malas, pero para Emilce la primordial fue mantenerse auténtica; a conservar la honestidad, humildad y sencillez que tanto le caracterizan como persona. “Siempre será importante mantener esas características personales en el ámbito profesional. El agente profesional debería aprender a no ver a los pares que trabajan en lo mismo y que representan competencia, al contrario, valorar como un compañero que le puede brindar ayuda en el momento que se le necesite.”

Emilce asevera “Lo que haces, te define como persona” ya que en el camino como vendedora a lo largo de estos años ha demostrado que los vértices son el optimismo, una actitud positiva y tener enfoque en los objetivos.

Contacto
Emilce Romero
norma.romero@hsbc.com.ar

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments