Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

El error de otro asesor: historia verídica del seguro de vida en acción

Pearlyn Koh, ChFC

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Tuve que rastrear a una viuda para que la suma asegurada no quedara como no reclamada.

HACE MÁS DE 10 AÑOS, un cliente sin asesor al que yo no conocía falleció por un embolismo pulmonar. Su afligida viuda se presentó en mi oficina para completar los trámites relacionados con el reclamo de la póliza. Lo que me llamó la atención de este caso es que llegó con un amigo de confianza que también se dedicaba a los servicios financieros.

El “asesor de confianza” actuó como si fuera su abogado y se hizo cargo de todo. Por ello, para mí, esa viuda no era mi clienta directamente ya que le había otorgado todo el poder notarial a su asesor quien era protector y territorial.

Rápidamente olvidé su nombre y perdí completamente el contacto con ella hasta hace poco. Trece años después, recibí un interesante memorándum dirigido a la viuda en el que se le asignaba como la administradora de la herencia de su fallecido esposo y que decía lo siguiente:

“Le escribimos con relación a la suma asegurada por un monto de $xx.xxxx USD que venció el DDMMAAAA. Favor de ponerse en contacto con el administrador de la herencia. Transferiremos la suma asegurada al departamento de pagos no reclamados si no recibimos una respuesta con indicaciones a este memorándum”.

La suma asegurada pertenecía al fondo de educación de su hijo, dicho plan había sido implementado por su fallecido esposo. Como no se hizo ningún movimiento en el momento de su fallecimiento, el dinero estaba a punto de perderse. Necesitaba ponerme en contacto con la viuda.

Sin embargo, la compañía no me pudo ayudar a ponerme en contacto con ella porque se mudó varias veces y sus registros no podían rastrearse.

Como yo no quería que su hijo perdiera los fondos que había ahorrado su padre, verifiqué con varios departamentos. Finalmente, encontré la información de contacto de la viuda y empecé a contactarla. De hecho, también encontré fotos de su hijo y con eso verifiqué que era la persona que estaba buscando.

Cuando finalmente pude ponerme en contacto con la mujer, su respuesta fue: “¿Quién habla? Sí, soy la viuda, pero a usted no la conozco”.

Insistí y finalmente comprendió que estaba intentando ayudarla a cobrar el dinero que su fallecido esposo le había dejado a su hijo.

Se disculpó tímidamente por haber pensado que era una acosadora. Así que, es cierto, me gustaría ofrecer mis servicios como detective de primera para cualquiera que necesite mis servicios. Cuando era niña leí a Nancy Drew y Agatha Christie, y de adulta veía dramas policiacos de todo el mundo.

Como consejo para todos mis queridos colegas del negocio les digo que no debemos competir entre nosotros sino colaborar para poner en orden los asuntos financieros de los clientes.

Si su “amigo de confianza” no hubiera sido tan territorial hace 13 años, cuando esta viuda se encontraba en un estado tan vulnerable, sus asuntos se habrían gestionado de mejor manera.

Pearlyn Koh es miembro MDRT desde hace 16 años de Singapur. Puedes ponerte en contacto con ella a través de su correo p_oyster@rocketmail.com.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments