Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Juguemos a que ya estamos retirados

Angelia Z. Shay, CLU, ChFC

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Por qué las personas próximas a retirarse necesitan experimentar el retiro antes de hacer la transición a él.

UNA DE las primeras cosas que les digo a los clientes es: “Esta es la primera vez que pasas por esto, pero en los últimos 25 años yo me he enfrentado a esta situación unas 800 o 900 veces y hay unas cosas que necesitas escuchar”.

“No puedes retirarte de algo, necesitas retirarte hacia algo. Si te remontas a la etapa en la que estabas en el bachillerato o en la universidad y había un baile al que asistirías, como la joven que eras, ibas a comprar un vestido y te lo probabas. También te probabas las zapatillas para ver cómo se veía el vestido con ellas y cómo te sentías antes de que en realidad usaras el vestido. Como cliente, debo exhortarte a que juguemos a que ya estás retirada y hablemos de cómo luce el panorama”.

Muchas veces, los clientes que vienen a verme han acumulado una gran cantidad de tiempo de vacaciones que no han usado. Entonces, probablemente les diga: “Dices que te gustaría vivir en Florida, ¿por qué no te tomas dos o tres semanas para ir allá? Veamos qué se siente”.

Algunas veces uno de los cónyuges se retirará antes que el otro. “No sabemos cómo será la situación. Guarda en el banco el sueldo del cónyuge que se quiere retirar y averigua qué se siente, dices que puedes prescindir de ese ingreso así que vamos a empezar a guardarlo en el banco”.

La forma de pensar de una persona de la generación de baby boomers era: “Hoy trabajo y mañana me retiro. Ya terminé”. En lugar de ello, construimos una visión de cómo podría lucir el retiro.

¿Podríamos decir que en los siguientes tres años vamos a hacer una transición gradual al retiro? ¿Tu jefe te permitiría trabajar en un puesto de medio tiempo? Tal vez solo 20 horas a la semana, tres días a la semana. Necesitamos empezar a hacer una transición hacia el retiro. A partir de la experiencia con mis clientes, puedo decir que se han retirado bien. He logrado que adelanten y se involucren en trabajos de voluntariado. He visto con mucha frecuencia que para quienes no hacían esto antes de retirarse y después quieren hacerlo, cuando se retiran, es demasiado tarde.

Tienen que comenzar a implementar esas actividades antes de retirarse porque, de otra manera, lo que harán es (lo he visto infinidad de veces) retirarse y pensar: “Bueno, me voy a dar un mes de descanso”. Se hacen el hábito de ver la televisión, no salen de casa o hacen cosas dentro de casa que desde hace mucho tenían pendientes. Por lo tanto, nunca implementan la idea de salir de la casa.

Parte del problema que tenemos es que no todos son iguales. Hay personas que llegan a tu oficina y que tú sabes que cuando te dicen que harán algo es porque lo harán, así que por eso ni te preocupes.

Por otro lado, tienes a esos clientes que te dicen que harán algo, pero que ese día nunca llega. Trabajo con una señora, que me refirió uno de mis clientes, quien en ese entonces ya llevaba retirada tres o cuatro años. Durante una de las primeras conversaciones que sostuve con ella le dije: “Cuénteme cómo ha sido su vida desde que se retiró y cómo es un día en su vida”. Gran parte de la conversación se llenó de frases como: “Quiero empezar”, “Me gustaría empezar” o “Sé que necesito”. Sin embargo, todavía no ha hecho nada de eso, y ya llevamos tres años trabajando juntos.

Lo que le dije es: “Tiene que empezar a gestionar su estilo de vida. Dígame cómo está su salud en este momento en comparación a cómo estaba cuando recién se retiró”. Después de hacerle esta pregunta, me recliné en mi asiento y me quedé callado. A medida que empezó a reflexionar, comenzó a hacerse responsable del hecho de que no sabía por qué se había retirado puesto que nada había mejorado en su vida. Está sola, deprimida y triste. Nadie va a visitarla, y la forma en la que imaginaba su retiro no se ha cumplido.

Una de las cosas que hice fue incorporarla a Candy Stripers que es un programa de voluntarios que brinda ayuda en un hospital de la localidad. Una de mis clientas tiene 67 años y trabaja para Candy Stripers en el hospital y entonces las puse en contacto. La ha presionado para que por lo menos se siente en el mostrador y les diga a las personas los números de las habitaciones. Así que empezó a realizar esa actividad y, ¿está haciendo todo lo que debería? No, pero por lo menos está haciendo algo. Esos son los casos que te entristecen. No puedes obligar a alguien a que mejore su calidad de vida.

Sin embargo, lo que puedo hacer es compartir su historia cuando hablo con otras personas. Esto es lo que vi, esta es la manera en la que le afectó. Así es cómo le doy más validez, pero es triste porque no puedo arreglar todo eso.

Angelia Shay es miembro MDRT desde hace 20 años de Glen Allen, Virginia. Escucha más de ella en el episodio del podcast: “Temas de retiro de los que los clientes y los asesores deben hablar más” en la Zona de Recursos en mdrt.org.

Contacto: Angelia Shay angie@thepathfinancial.com

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments