Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

De mi familia para la tuya

Matt Pais

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Domingo comparte con los demás la ayuda que le brindó la planeación financiera.

DURANTE MÁS DE UNA DÉCADA, Val Ladaban Domingo, miembro MDRT desde hace dos años de la Ciudad de Dávao, Filipinas, trabajó en la industria de la mercadotecnia multinivel, donde aprendió a identificar las necesidades de las personas y comunicarles la forma en la que un producto puede cumplir con ellas. Sin embargo, cuando la empresa en la que trabajaban él y su esposa cerró en 2011, Domingo, a quien no le enseñaron a ahorrar, como a muchos otros filipinos, se vio obligado a considerar otras posibilidades.

Solo porque su esposa, Catherine, había mantenido un fondo de emergencia para su familia (que en ese momento estaba conformada por dos niños y ahora, por cuatro), pudieron sobrevivir durante poco más de un año, hasta que asistieron a una presentación de servicios financieros. En esa ocasión, vieron la oportunidad, no solo de arreglar su propia situación financiera, sino también de hacer su carrera profesional ayudando a otras familias como la suya.

Desde ese momento, se han concentrado en la educación financiera familiar, ya que muchas de ellas no cuentan con un seguro o ningún plan para estabilizarse en caso de una emergencia. Gracias a su experiencia en el área de mercadotecnia y a que la mayoría de sus parientes y amigos poseían una protección mínima, Domingo se inició en el negocio rápidamente.

Para construir su marca, él y su esposa comenzaron a impartir sesiones de alfabetización financiera en Facebook Live, en las que compartían su experiencia y lo que podían hacer por sus clientes. Una amiga de su esposa, por poner un ejemplo, empezó a tomar sus sesiones y les envió un mensaje preguntándoles si Domingo podía ayudarla a ahorrar una parte de sus ingresos para la educación de su hijo de 5 años.

“Gracias a que siempre nos esforzamos en añadir valor a nuestro negocio a través de las redes sociales, la amiga de mi esposa se interesó en él y, tan solo una semana después, había adquirido un producto para asegurar la educación de su hijo”, relató.

Aunque Domingo no involucra a sus hijos en su estrategia de redes sociales —graban las sesiones de Facebook Live los jueves a las 9:00 a. m., cuando los niños están en el colegio—, se contacta con otros prospectos gracias a ellos. Una de las madres de un compañero de su escuela nunca había podido calificar para un seguro debido a una enfermedad que había padecido varios años atrás, pero después de conocerlo, pudo entregar todos los documentos necesarios y recibir la cobertura que siempre había deseado.

Sabemos cómo se siente que te atrapen con la guardia baja cuando no tienes dinero para mantener el estilo de vida al que estás acostumbrado.

Domingo y su esposa han expandido el alcance de su negocio más allá del mercado familiar para relacionarse con otros empresarios y millennials. Este último grupo es el objetivo específico de unos seminarios bimensuales que da. Uno de ellos está dirigido a enganchar clientes, mientras que el otro busca introducir a los participantes al papel de los planificadores financieros y, para poner el ejemplo, la mitad de los 32 miembros de su equipo de planificadores financieros es millennial.

De hecho, los grupos de los seminarios no son tan distintos. Algunos miembros del equipo fueron clientes primero. “Cuando vieron nuestra misión y el apoyo que brindamos, además de apreciar el valor de lo que hicimos por ellos, aplicaron para trabajar con nosotros”, explica Domingo.

Su objetivo es crear una comunidad de personas que también valoren la educación financiera en un área donde esa no suele ser la norma. Ya sea que se trate de una pareja que está por formar una familia o de un negocio que requiere un seguro de vida para empleados clave, Domingo trabaja para que la educación y los apoyos financieros lleguen a más personas; además, planea diversificarse y abarcar también la planeación patrimonial.

“Salimos, formamos parte del círculo social de nuestra ciudad y nos aseguramos de que todos sepan que tenemos esta firma para proteger a las familias, los negocios o el patrimonio generacional”, dice, “porque lo experimentamos en carne propia: ganábamos bien, pero no ahorrábamos nada de ese dinero, y sabemos cómo se siente que te atrapen con la guardia baja cuando no tienes dinero para mantener el estilo de vida al que estás acostumbrado”.

Educación en torno a los tabúes culturales

TODOS TOMAMOS DIFERENTES ACTITUDES HACIA EL DINERO. Esto pasa en todas partes, desde tu círculo familiar o laboral hasta diversas culturas en otras partes del mundo.

En Filipinas, las personas no suelen hablar sobre sus finanzas, ya que el tema es un tabú o incluso lo consideran sacrílego. “Existe esta noción, sobre todo si asistes a la iglesia, de que el dinero es la fuente de toda maldad”.

En este contexto, no te imaginarías que Domingo tendría mucho éxito prospectando con un ministro religioso; sin embargo, al conectar el valor de los seguros con un relato de la Biblia sobre la gestión, protección y crecimiento de los recursos financieros, este prospecto mantuvo una actitud abierta y aceptó cuidar sus asuntos financieros. También comenzó a referir a miembros de la iglesia con él.

“Con esta acción reforzamos la importancia de educar a los clientes primero para luego pedirles que se conviertan en portavoces y, así, lleguemos a más personas”, dice Domingo.

Contacto: Val Domingo val.domingo.mdrt@gmail.com

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments