Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Crear un mejor espacio de trabajo por medio de la amabilidad.

Antoinette Tuscano

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Cómo reducir los costos de la pérdida de productividad y un liderazgo mediocre.

LA MAYORÍA DE NOSOTROS trabaja con personas poco comprometidas y estresadas. Es muy probable que algunas de estas personas sean tus empleados. Un impresionante 70% de los empleados en Estados Unidos sienten falta de compromiso y eso genera una pérdida de productividad que se ha llegado a calcular alcanza hasta $605 mil millones de USD al año.

Según el reporte “State of the American Workplace” de la firma Gallup, los empleados poco comprometidos son más propensos a influenciar negativamente a sus compañeros de trabajo, faltar al trabajo y ahuyentar clientes. Asimismo, la mayoría de los empleados no experimentan un liderazgo sólido en su lugar de trabajo, de acuerdo con este mismo reporte.

Existe una conexión entre compromiso y liderazgo que, con frecuencia, no se establece en los lugares de trabajo. En primer lugar, el liderazgo no tiene que ver con cargos laborales. De acuerdo con el experto en liderazgo John Maxwell, las habilidades para formar relaciones son las más importantes en el liderazgo.

El impacto de la amabilidad

Tomando en cuenta la baja satisfacción que los empleados tienen respecto al liderazgo en el lugar de trabajo, las habilidades para formar relaciones podrían representar una batalla para algunos directivos y propietarios de sus negocios. Sin embargo, existen soluciones para este desafío tan común.

Una sorprendente herramienta rentable y alentadora para lograr un cambio es la amabilidad. La amabilidad simplemente significa “hacer conexiones con otros e interesarse por ellos”, dijo Jaclyn Lindsey, CEO de kindness.org, organización que estudia el impacto de los actos medibles de amabilidad.

Si bien la amabilidad no es ningún tipo de polvo mágico que puedas rociar en empleados mediocres y malos jefes para transformarlos de inmediato, sí es un buen punto de partida para lograr un cambio en un entorno laboral negativo. De acuerdo con las investigaciones de kindness.org, los microcomportamientos que hacen que los empleados se sientan escuchados e importantes tienen un impacto positivo medible. Además, “a los líderes amables se les respeta más”, dijo Lindsey.

En un estudio de 691 personas en 39 países, entre más actos de amabilidad realizaba una persona, más alto calificaba su felicidad y satisfacción en la vida, comentó Lindsey. Las ventajas de la amabilidad también tienen un gran alcance. Un acto de amabilidad es beneficioso para quien lo hace, quien lo recibe, e incluso a quien lo observa.

La amabilidad suena muy bien, entonces, ¿por qué es tan escasa? Básicamente, se trata de una falta de consciencia al respecto, comentó Lindsey. La mayoría de las personas no salen de sus casas cada mañana con malas intenciones. Simplemente están ocupadas, no durmieron bien o están preocupadas.

Al instruir acerca de la amabilidad, Lindsey dijo que el primer punto por donde se debe empezar es estar consciente de ella. Sin dicha consciencia no puedes emprender las acciones que necesitas para hacer cambios. A menudo, los cambios son pequeños.

Lindsey mencionó el ejemplo de un lugar de trabajo en el que el jefe no le estaba dando los buenos días a su equipo. Eso los desmoralizó. Cuando empezó a saludarlos cada mañana la satisfacción en el lugar de trabajo empezó a aumentar.

Cambios sencillos que son importantes

“Da los buenos días y las buenas noches. Pregúntales a las personas qué tal pasaron su fin de semana y escúchalas. Dile a la gente que agradeces su presencia. Escuchar a las personas y hacerles pequeños cumplidos es de gran ayuda”, dijo Lindsey.

El otro punto importante es demostrar que nos interesan los demás, pero no sabemos cómo mostrar un “interés positivo” ya sea que se trate de nuestros seres queridos o de los miembros de nuestro equipo, dijo Lindsey.

Mostrar un interés positivo no se relaciona con dinero. Por ejemplo, tan solo darle a tu familia unas vacaciones costosas no es mostrar un interés positivo. Eso se relaciona más bien con estar presente y dejar a un lado el teléfono cuando estás con otras personas, dijo Lindsey.

La amabilidad reside en aquellos actos inesperados que alegran y sorprenden. Puede tratarse de notas escritas a mano, llevarle una taza de café a alguien o hacer algo para honrar a un cliente o al ser querido de un compañero de trabajo que falleció recientemente.

Guiar a los equipos con amabilidad

Ni tus mejores empleados pueden leer tu mente y habrá veces en las que solo llevarle una taza de café a alguien no será suficiente para afrontar los problemas. Necesitas tener una conversación honesta con ellos. Sin embargo, siempre podrás elegir cómo dices algo. Para maximizar el desempeño de un empleado ofrece una retroalimentación constructiva con empatía en lugar de un criticismo hostil, dijo Lindsey.

Como líder, establece roles claramente definidos para los empleados y, a continuación, capacita a la gente para que alcance su máximo potencial. “Durante nuestro trabajo con compañías nos hemos dado cuenta de que, a menudo, la administración implica un aprendizaje sobre la marcha, sin tener en claro cuáles son los roles y qué se espera de ellos, por lo tanto, los talentos de los empleados no se reconocen ni se aprovechan al máximo”; mencionó Lindsey, “El simple hecho de reconocer el valor que aporta tu equipo, sus logros y habilidades cuentan como amabilidad en el lugar de trabajo.

“El éxito no solo se relaciona con el dinero”, dijo Lindsey. “Una vida regida por la amabilidad te hará sentir más exitoso”.

CONTACTO: Jaclyn Lindsey kindness.org

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments