Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Presidente de la Fundación MDRT de 2020

Matt Pais

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Tarpey considera que las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo son clave para la generosidad.

Aquel hombre rondaba los ochenta y vivía en una zona muy pobre de la región de los montes Apalaches en Kentucky. Después de haber crecido trabajando en las minas de carbón, recibió una educación mínima y prácticamente sin acceso a los servicios de salud, su techo fue reparado y su casa pintada por miembros del consejo estudiantil de la Universidad de Fordham. Brian G. Tarpey, con casi 21 años cumplidos y que se ofrecía como voluntario por primera vez, aún recuerda el profundo agradecimiento y felicidad que aquel hombre manifestó.

“No por las cosas que estábamos haciendo por él, sino porque pasó tiempo con nosotros y nos contó sobre su vida”, explicó Tarpey, miembro MDRT desde hace 16 años de, Fairfield, Nueva Jersey y futuro Presidente de la Fundación MDRT en 2020.

“Había algo en su sonrisa y en sus ojos que me impactó, como si supiera algo que yo desconocía”, recordó. “Ahora creo entender lo que sus ojos intentaban decirme: que la vida se trata de establecer lazos y pasar momentos alegres con las personas que amas, que te importan y con quienes haces negocios. Ese es un regalo maravilloso y en eso consiste la verdadera riqueza de la vida”.

Todos los problemas de mi vida que me parecían graves perdieron importancia cuando me enrolé en el servicio.

Décadas después, Tarpey reconoce que la Fundación MDRT lo ha ayudado a redescubrir esa lección que aprendió en los Apalaches y que se había perdido en su memoria cuando “comenzó a perseguir el dinero y el éxito laboral, porque creía que esa era la respuesta”.

El cambio comenzó a manifestarse en 2003, durante la primera Reunión Anual a la que asistió, donde un ponente habló sobre conocer el “porqué” del trabajo propio en la profesión de los servicios financieros. En esa ocasión, Tarpey también visitó el estand de la Fundación MDRT, y así empezó su carrera de 16 años en la organización, realizando, entre otras cosas, voluntariados en diferentes comités y donaciones personales, así como solicitando subsidios para organizaciones locales.

Uno de ellos se destinó a Spectrum360, que apoya a 350 niños con dificultades de aprendizaje, autismo y otros retos físicos y de desarrollo; otro, a Covenant House, para los jóvenes en condición de calle de Nueva York.

“El impacto de ver los resultados que estas escuelas logran en las familias es muy profundo”, aseguró. “Es un gran privilegio el que la Fundación me haya otorgado los medios para poder apoyar estas causas. Todos los problemas de mi vida que me parecían graves perdieron importancia cuando me enrolé en el servicio”.

Tarpey está consciente de que esa generosidad no siempre fue su misión. Creció en un hogar con ocho hermanos y presenció cómo su madre se vio forzada a vender la casa después de la muerte de su padre, quien les heredó dos hipotecas sin ningún seguro. Buscaba proveer más que dar, por lo que comenzó su carrera vendiendo seguros de gastos médicos para empresas.

“Solo buscaba tener un blindaje que nos protegiera a mí y a mi esposa; además, sabíamos que queríamos formar una familia”, explica.

Sin embargo, MDRT y la Fundación, con sus proyectos educativos, comunitarios y de servicio, expandieron la visión de Tarpey. Entre estos eventos se encuentra el Million Meal Challenge que tuvo lugar durante la Reunión Anual de 2010 en Vancouver, donde pasó cuatro horas descargando bolsas de arroz de más de 20 kg, así como su participación en un proyecto de Soles4Souls en 2014 que buscaba donar zapatos para las comunidades del noroeste que quedaron devastadas por el huracán Sandy.

Ahora no es raro que Tarpey haga este tipo de aportaciones, porque entiende el impacto de las decisiones que toma, sean estas sobre la planificación financiera para proteger a una familia o compartir parte de su trabajo con su hija, quien acaba de unirse a su negocio después de graduarse de la Universidad de Cornell.

“Cuando tenía 10 años, me encontró leyendo una solicitud para un subsidio y me preguntó por qué lloraba”, confesó. “Le expliqué lo que estaba haciendo, y ahora se une a nuestra consultoría de recursos humanos enfocándose en promover políticas públicas que logren cambios sociales profundos en el mundo empresarial estadounidense”.

Como cualquier buen esposo, Tarpey atribuye a su esposa, Penny, todo el crédito por la persona en quien se convirtió; de manera similar, atribuye al Consejo de la Fundación MDRT, el personal y los voluntarios, el crédito por el crecimiento de la organización. Como Presidente, busca continuar integrando el otorgamiento de subsidios por parte de la Fundación y, con ello, ofrecer oportunidades para realizar servicios y generar impacto social.

“La Fundación está pasando por un cambio en la forma en la que vincula ambas cosas”, dijo. “Algo que notamos es que los miembros más jóvenes vienen preprogramados con la idea de hacer aportaciones importantes que se alineen con su conciencia social y que tengan un impacto profundo en las comunidades de todo el mundo”.

“Esa es la evolución de nuestra visión, y mi papel consistirá en abrir el diálogo y, quizá, indicar por dónde deben darse los primeros pasos hacia esa visión”.

Contacto: Brian Tarpey btarpey@tarpeygroup.com

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments