Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

¿Quién puede decidir desconectar las máquinas de soporte vital?

Liz DeCarlo

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Ayuda a los clientes a nombrar a los responsables de tomar decisiones financieras y médicas.

Kasey Massatti, MBA, estaba ayudando a sus padres a actualizar sus documentos importantes, incluyendo una directiva de atención médica en la que asignarían a un responsable de tomar la decisión de interrumpir el soporte vital, en caso de ser necesario.

“¿A quién eliges?”, preguntó ella. Los dos estuvieron de acuerdo en asignarse como responsables del otro. “Sin embargo, cuando empezamos a hablar al respecto”, recuerda Massatti, “se llegó a la conclusión de que ninguno de los dos podría tomar la decisión de desconectar al otro, sin importar lo indicado en la directiva”.

Massatti empezó a hablar de esta situación con sus clientes señalando lo difícil que puede ser tomar esa decisión cuando se trata de alguien con quien has pasado toda tu vida. “Así que hablo con los clientes acerca de elegir a alguien fuera de la familia a quien se considere como si fuera de la familia”, dijo Massatti, miembro MDRT desde hace siete años de Lancaster, Ohio. “Si no eres un familiar directo, algunas veces podrás liberarte de las emociones y ver por el bienestar de toda la familia, en lugar de encontrarte en ese periodo de duelo extremadamente difícil caracterizado por los y si hubiera”.

Hablar con los clientes acerca de a quién nombren su albacea, tutor y responsable de la toma de decisiones médicas requiere de la habilidad tanto para guiar sus decisiones como para tratar con destreza conversaciones difíciles.

Hacer preguntas

“Casi siempre tenemos conversaciones a fondo acerca de los deberes que tiene la persona responsable de tomar decisiones médicas en comparación con quien toma decisiones financieras y del hecho de que a veces se trata de personas diferentes”, dijo Timothy W. Murphrey, CFP, J.D., miembro MDRT desde hace 30 años de Sacramento, California. “Lograr que el cliente comprenda que existe una gran diferencia entre un poder notarial de atención médica y uno de asuntos financieros les ayuda a aclarar sus ideas”.

“Le ayudo a los clientes a tomar esas decisiones preguntándoles acerca de sus relaciones con su familia y con sus hijos adultos”, comentó Asvin Chauhan, Dip FP, MIFP. Si no se ponen de acuerdo, entonces la pregunta es ¿quién piensan que puede mantenerse firme y rendir cuentas?, ¿quién comprende las implicaciones monetarias de esto?”

Los abogados no les proporcionan ninguna guía acerca de a quién designar, dijo Chauhan, miembro MDRT desde hace 20 años de Coventry, Inglaterra. Por lo tanto, si bien es cierto que un abogado puede redactar un testamento o crear un fideicomiso, con frecuencia no hacen preguntas acerca de la persona que fue nombrada para ejecutar la voluntad de sus clientes.

“Nosotros, como asesores, debemos preguntarles a los clientes lo siguiente: ‘¿Ya diste a conocer tu última voluntad? ¿Puedo ver un documento al respecto?’” dijo Robert L. Avery, CLU, ChFC. “Pregúntales acerca de poderes notariales: ‘¿Los tienes actualizados?’”.

Avery, miembro MDRT desde hace 33 años de Denver, Colorado, también sugiere preguntarles, “¿Quién se quedará con el dinero?”.

“Tal vez no sea políticamente correcto, pero algunas veces tienes que preguntar lo siguiente: ‘¿Crees que tu hijo pueda manejar $3 millones de dólares en efectivo?’”.

Si la respuesta es no, se entabla una conversación acerca de cómo se podrían manejar las cosas de diferente manera.

En conversaciones sobre quiénes se harán responsables de asumir diferentes roles, con frecuencia, Massatti les dice: ‘”Si esta persona será el tutor de los niños, probablemente no sea la persona más indicada como albacea’. Hablamos de asignarles un rol diferente o de ponerlos como co-albaceas o a trabajar junto con un abogado requiriendo que ambos firmen ciertos documentos".

“En última instancia, es decisión de ellos, pero nosotros tratamos de guiarlos si tenemos conocimiento de algo de lo que ellos no son conscientes”, dijo. “Tratamos de asignarle a la persona que ellos desean, aunque podría no ser la mejor opción, un papel importante sin que este sea el de albacea o responsable de la toma de decisiones médicas”.

En la actualidad, Massatti está trabajando con unos clientes con quienes ha trabajado desde hace mucho y que están traspasándole una enorme granja a la siguiente generación. El esposo se encuentra en las etapas iniciales de la enfermedad de Parkinson. “Eso será parte de la conversación en el proceso para preguntarle a la esposa: ‘¿Es él la persona más indicada para ser nombrado el responsable de tomar decisiones, en caso de ser necesario, sobre tus necesidades médicas?’”

Nosotros, como asesores, debemos preguntarles a los clientes lo siguiente: ‘¿Ya diste a conocer tu última voluntad? ¿Puedo ver un documento al respecto?’
— Robert L. Avery

Más allá del nombre

La decisión de a quién asignar va más allá de quién es el más astuto financieramente o de quién comprende mejor la terminología médica. “Un desafío mayor es ayudarle a los clientes a comprender que la persona que quieren asignar puede ser un experto en finanzas, pero si hubiera conflictos entre los hijos o cónyuge, eso podría provocar muchos problemas”, comentó Murphrey.

Asimismo, Chauhan recomienda preguntarles a los clientes si otros miembros de la familia podrían recriminarle al cónyuge que decida ponerle fin al soporte vital. “Siempre tenemos el nombre del cónyuge para tomar la decisión, pero, con frecuencia les digo, ‘¿Quiénes son las personas que acusarían a tu cónyuge y lo culparían por tomar esa decisión?'”.

Como a él no le gustaría que alguna vez su mamá le dijera a su esposa, “No debiste dejar que lo desconectaran de las máquinas”, Chauhan nombró tanto a su esposa como a su madre las personas responsables de tomar decisiones al final de su vida.

Para Massatti, debido a que ninguno de sus padres pudo tomar decisiones por al otro al final de su vida, ella asume ahora ese rol. “Aunque ellos no querían que yo tuviera que hacer eso, se dieron cuenta de que podría hacer a un lado las emociones para hacer lo mejor para la familia”.

“Lo mejor que los asesores pueden hacer es resolver esto por sí mismos y pensarlo cuidadosamente”, dijo Chauhan. “Después podrás compartir tu historia con tus clientes”.

Y si no es posible asignarle a un miembro de la familia del cliente alguno de estos roles, pásaselos a alguien externo. “Siempre se cuenta con el recurso de contratar a profesionales”, comentó Murphrey.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments