Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

6 sencillos pasos para mejorar la participación de los empleados

Michael DePilla

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Desde eliminar las corbatas hasta tener una retroalimentación con más frecuencia, es posible crear un cambio cultural en tu compañía.

Tu personal es lo que le da vida a tu negocio y, como empresario, tiene sentido que mejores su bienestar y productividad en todas las formas que te sea posible. Con el objetivo de ser más complaciente con la productividad de su personal y para atraer a nuevos empleados, Scott D. Edelman, miembro MDRT desde hace 19 años de Yardley, Pensilvania, decidió renovar completamente su empresa.

Durante el proceso, remodeló totalmente su oficina, cambiando de una apariencia conservadora al estilo de un despacho de abogados a un estilo completamente contemporáneo con sillas cómodas, acabados cromáticos, escritorios de vidrio y hasta áreas de pádel en la oficina para que los empleados desahoguen su energía.

Eso no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana. Afortunadamente, existen otras formas sencillas, rápidas y económicas de incrementar la felicidad y productividad del personal. He aquí seis cosas que ya puedes empezar a implementar:

1. Cambia la frecuencia de las revisiones de desempeño de los empleados de anuales a trimestrale.

Los empleados les tienen miedo a sus evaluaciones anuales como si se tratara de una visita al dentista. Cuando Vanessa Y. Bucklin, miembro MDRT desde hace cinco años de Conrad, Montana, se dio cuenta del nivel de estrés que sufría su personal cuando se acercaba la revisión anual, cambió dicha revisión que generaba tensión por una revisión trimestral.

Además de cambiar la frecuencia, también creó un grupo diferente de expectativas para la reunión con un enfoque más positivo. “En lugar de enfocarnos siempre en las debilidades de una persona, que es a lo que tienden a apuntar las revisiones anuales, trabajamos sobre nuestras fortalezas al reunirnos trimestralmente”, dijo. “Eso de verdad quita la presión”.

Asimismo, tratar de incluir todas las notas tomadas a lo largo de un año en una reunión es todo un desafío; las reuniones trimestrales permiten hablar de las cosas cuando las tienes frescas en tu mente y es más sencillo corregir el rumbo cuando un empleado está teniendo problemas en algún área. “Se convierte más en una conversación y un establecimiento de metas en lugar de ser una temida evaluación”, comentó Bucklin.

2. Ofrece un desayuno todos los días.

Acéptalo: nadie en la oficina hace nada hasta que no se toman su café y ponen sus manos en unas donas. Para Tristan Karl Robert Hartey, miembro MDRT desde hace cuatro años de Oswestry, Inglaterra, esto es lo que sucedía con su personal, hasta que encontró la manera de facilitar todo ese proceso: tener un desayuno caliente y listo para todos en cuanto llegaran a la oficina. Desde que implementó eso, Hartey notó que ahora los empleados llegan temprano a trabajar, están en sus escritorios y empiezan a ser productivos más pronto.

De manera similar, John P. Enright, miembro MDRT desde hace 18 años de Siracuse, Nueva York, permite que los miembros de su personal pidan la comida que deseen de Amazon Prime y él la paga, siempre y cuando lo que pidan se quede dentro de la oficina y se comparta con los miembros del equipo. Esta política ha aumentado tanto la camaradería entre su personal como la ética en el trabajo, ya que ahora comen juntos en el comedor de la oficina con más frecuencia. “La retroalimentación por parte del equipo ha sido maravillosa”, dijo Enright. “¿Quién le dice que no a la comida gratis?”.

Si eso parece demasiado trabajo, por lo menos cambia tu cafetera tradicional por una máquina de café. Entre más pronto consigan su café más rápido regresarán a su trabajo.

3. Haz circular una encuesta de satisfacción del empleado anónima.

Proporcionar a los empleados un canal seguro para dar retroalimentación (tanto positiva como negativa), puede iluminar áreas de necesidad en tu oficina y proporcionar sugerencias de soluciones específicas. El costo de implementar esto va de mínimo a nulo, no existe ningún inconveniente real y la recompensa puede ser mayor.

Para conservar la confidencialidad con el carácter anónimo de las entregas, esta estrategia funciona mejor en negocios que tienen una mayor cantidad de empleados, dijo William T. Spencer, CFP, AIF, miembro MDRT desde hace 10 años de Sudbury, Massachusetts. Pero la idea funciona simplemente al promover que los empleados contesten tan pocas como 2 preguntas a través de un formato trimestral en línea:

  1. ¿Cómo puedo mejorar mi participación?
  2. ¿Cómo puede el liderazgo mejorar mi participación?

También podrías crear un comité de personal para revisar sugerencias que provengan de la encuesta antes de que lleguen al área gerencial. Si permites que se dé este proceso e incorporas algunas ideas de los empleados, tu personal lo notará. “Después de un año, los empleados empezaron a reconocer los cambios que se estaban haciendo, y ellos valoran la diferencia”, dijo Spencer.

4. Deshazte de las corbatas.

Esto es algo simple. Hartey no solo no les exige a sus empleados que usen corbatas en la oficina, de hecho, no se los permite. Esto ha creado una atmósfera más relajada y cuando el personal se siente más cómodo, es más productivo.

Mientras tanto, no has perdido nada en el proceso. Como beneficio adicional, comenta Hartey, los clientes lo notan y reaccionan positivamente. “Crea una impresión favorable”.

5. Haz que tu junta semanal sea breve y haz que se queden con algo bueno de ella.

Los comentarios al respecto son universales: cuando se trata de juntas con el personal, entre más cortas es mejor.

John R. Benton Jr., CLTC, miembro MDRT desde hace 13 años de Warren, Nueva Jersey, quien se refiere a sus juntas de manera informal como “charlas”, tiene una solución para cuando se alargan: establece un tiempo límite para cada junta con el personal y designa al alguien que lleve un registro de la duración. Cuando se acaba el tiempo, la persona que lleva el registro le pone fin, literalmente, a la reunión.

Por su parte, Edelman no lleva a cabo juntas tradicionales. En su lugar, lleva a cabo reuniones para almorzar y de aprendizaje que él considera son más enriquecedores para su personal.

“Esto nos da el tiempo para pensar y hablar, así como para salirnos del negocio”, dijo. Los temas pueden ser cualquiera del que pueda beneficiarse el personal, y no solo temas específicos relacionados con la industria. Ejemplos recientes incluyen la seguridad cibernética, capacitación en resucitación cardiopulmonar y un tutorial de Microsoft Excel.

6. Acércate a las familias de tus empleados.

Acercarse de manera proactiva a los cónyuges de los miembros del personal con cumplidos acerca del trabajo del empleado tiene beneficios de largo alcance, según Spencer. Con regularidad se pone en contacto con miembros de la familia, ya sea hablándoles por teléfono a su casa o platicando con ellos durante eventos con el personal, para cultivar el enorgullecimiento y la buena voluntad lo que, más adelante, resulta redituable al crear defensores para la compañía.

De esa manera, la próxima vez que un empleado tenga un mal día en la oficina, su cónyuge lo motivará a regresar al trabajo al día siguiente en la mañana en lugar de darle demasiadas vueltas o buscar un nuevo trabajo. “Cuando alguien se siente inconforme y quiere desahogarse al respecto a la hora de la cena, si has incluido a los cónyuges y has sido amable con ellos en el pasado, le dirán a su pareja, ‘supéralo’”, mencionó Spencer.

Spencer recuerda una situación de hace cinco años en la que una de sus empleadas se sentía inconforme con un aumento que se le había ofrecido. Fue a su casa y se quejó de ello con su esposo, con quien Spencer se mantenía en contacto de manera regular. La respuesta del esposo fue: “No sabes la suerte que tienes de estar ahí. ¡Son muy buenos contigo!” La empleada todavía es una persona clave en la oficina de Spencer. “Y ya nunca se ha vuelto a quejar de nada”, dijo.

Al final del día, la manera en la que incentivas, mantienes cómodo y recompensas a tu personal, ya sea a través del respeto de su tiempo, ego (o apetito), es lo que hace la diferencia. “No siempre son cosas grandes, pero llegan muy lejos en la construcción de un entorno y cultura laborales”, dijo Edelman. “La cultura siempre es más importante que el talento”.

LAS REMODELACIONES PUEDEN CONDUCIR A UNA MEJORÍA DE LAS RELACIONES

John Enright describe su antiguo espacio de trabajo como una oficina realmente linda, pero que daba la sensación de estar en un despacho de abogados (llena de madera oscura y mobiliario formal). “Cuando entrabas sentías que no podías tocar nada”, dijo Enright. “Se sentía como un lugar muy lejos del hogar, no solo para los clientes y proveedores, sino para nuestro equipo”.

Se volvió cada vez más claro para Enright que la atmósfera en la oficina, abarcando desde sus tonos oscuros y su sobria decoración hasta su falta de luz natural, no lo conduciría al tipo de negocio que quería tener. Así que, en 2016, Enright decidió mudarse a una nueva oficina que estuviera especialmente diseñada para crear un entorno divertido y acogedor que le funcionaría mejor tanto a los clientes como a los empleados.

“Reconocí que nuestros miembros del equipo pasaban más tiempo conmigo que con su familia, así que necesitaba que este fuera un espacio divertido”, dijo Enright. “Me tomé el tiempo de escuchar la opinión de cada uno de los empleados acerca de lo que les gustaba y no les gustaba e incorporé sus opiniones en el diseño”.

La nueva oficina cuanta con techos altos y blancos; escritorios que suben y bajan al apretar un botón; equipo para ejercitarse como escaladoras y balones; además hay una sala de conferencias de vidrio que tiene una amplia vista de Siracuse.

Las áreas de trabajo de los miembros del equipo incluyen un asiento integrado en el mobiliario para motivar la colaboración, dos monitores con brazos que pueden cargar por todo el lugar para enseñarle a los demás en qué están trabajando y paredes divisorias que dan privacidad, pero a la vez permiten entablar conversaciones.

“Inmediatamente se dio una colaboración. Antes estaba separado por paredes y una puerta. No podían verme ni saber si estaba ocupado o no. Ahora saben si pueden interrumpirme y entrar”, dijo Enright. “Mi meta para ellos era mantener un espacio abierto de manera que pudieran escucharse entre ellos cuando estaban al teléfono para intervenir como apoyo. Siempre se están pasando notas cuando alguien está hablando por teléfono y tienen algo que aportar”.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments