Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Liderando en el hogar y en el trabajo

Adam A. Solano Jr., CRPC

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

9 lecciones sobre paternidad que te harán un mejor líder.

La foto que se muestra en la parte superior es una de mis favoritas de toda la vida. Fue tomada en 2005, un Viernes después del trabajo cuando mis cuatro hijos me suplicaron que los ayudara con un proyecto en el exterior. Ansioso por terminar mi trabajo en la oficina, de buena gana les permití que me llevaran al patio trasero.

Ahora bien, si eres como yo, pasar tiempo de calidad con tus hijos pequeños después de una larga semana de trabajo implica leer un libro, empujarlos en el columpio o salir a caminar. Todo lo cual considero una actividad para acercarnos simple y muy gratificante.

Conforme nos acercábamos al patio, recibí mis ins-
trucciones: ayudarlos a colorear cada ladrillo del patio con gises de colores. Y las reglas fueron establecidas: usa todos los colores. No dejes dos ladrillos del mismo color juntos. Cada ladrillo debe estar completamente coloreado. Esta no era la actividad simple que estaba esperando.

Cuando completamos el tedioso proyecto, nos tomaron esa foto. Ahora me recuerda esa "dulce temporada" de mi joven vida familiar. Si las cosas hubieran sido a mi manera, ese momento y mi foto favorita no existirían

Entonces, esto me hizo pensar: ¿Qué lecciones aprendí siendo padre que me ayudaron a ser un mejor líder? Se me ocurrió esta lista.

  1. Ten visión
    Debe haber una filosofía o un sistema operativo para tu negocio, uno que sea impulsado y moldeado por ti. Hay demasiadas cosas en la vida que pueden desviar tu rumbo. La filosofía de tu negocio debe ser determinada por su cultura, al igual que en la cultura de tu hogar y tu vida familiar.
     
  2. Está bien si no lo captan desde la primera
    A uno de mis asistentes le encanta decirme que tengo doctorado en este negocio. No se refiere literalmente a un título académico, sino a mi dominio de los aspectos técnicos de nuestra profesión y el funcionamiento de nuestro negocio. He aquí un ejemplo: ¿Alguna vez te ha dicho uno de tus empleados que no encuentra el archivo de un cliente o cierto documento y resulta que tú lo buscas y lo encuentras inmediatamente?

    Del mismo modo, ha habido ocasiones en que le pedí a mi hijo que me trajera una herramienta del garaje. Invariablemente, 10 minutos después, le estoy mostrando (nuevamente) dónde guardamos todo. No esperes maestría en otros cuando tú has pasado años o décadas adquiriéndola.
     
  3. Celebra
    Acabo de celebrar 25 años en nuestra profesión. Es importante deleitarse con un logro significativo, pero yo diría que reconocer los logros más pequeños puede ser más poderoso.

    Por ejemplo, creo que celebrar la ferviente dedicación de mi hija a la hora de memorizar sus líneas para una obra de teatro la ha hecho sentir más reconocida que después de la gran ovación que recibió cuando se cerró el telón. En la oficina, celebramos aniversarios de trabajo, pero también tratamos de celebrar y reconocer cosas específicas hechas con constancia.

Nuestros hijos nos enseñan lecciones de liderazgo que van mucho más allá de nuestros hogares.

  1. Di lo siento cuando sea necesario
    Mi segunda hija tenía la mala costumbre de levantarse de la cama todas las noches cuando era niña. Y tampoco fue un hábito efímero de una o dos veces. Fue varias veces cada noche durante aproximadamente un año. Requería un nivel de dulzura y firmeza que no creía poseer. Finalmente ganamos. Fue una larga lección para establecer límites y apegarse a ellos, con gentileza.
     
  2. Sé gentil pero firme
    Mi segunda hija tenía la mala costumbre de levantarse de la cama todas las noches cuando era niña. Y tampoco fue un hábito efímero de una o dos veces. Fue varias veces cada noche durante aproximadamente un año. Requería un nivel de dulzura y firmeza que no creía poseer. Finalmente ganamos. Fue una larga lección para establecer límites y apegarse a ellos, con gentileza.
     
  3. Deja que los demás sean quienes son
    Escuché a alguien decir: "¡Soy una prueba viviente de que hacer las cosas a mi manera funciona!". Y hay mucha verdad en esa declaración a pesar de ser un rasgo de liderazgo poco práctico. Cada uno de mis cuatro hijos tiene un interés diferente. Claire es mi pequeña boba extrovertida y alegre. Olivia es mi pequeña apasionada del teatro. Dominic es el típico atleta de la prepa. Y Victor pertenece al grupo de estudiantes graduados con las mejores calificaciones. Aceptar sus diferencias ha afilado mi liderazgo, de modo que no estoy forzando una cultura "a mi manera" en mi negocio o en el trabajo que hago con los clientes.
     
  4. Presta atención individual
    "Dime que soy importante" es un signo invisible que cada uno de nosotros lleva. Como padre, tuve que aprender a identificar oportunidades para prestar atención individual. Un líder también debe encontrar maneras de hacer que los clientes y el personal se sientan importantes, y no he encontrado nada que funcione mejor que el tiempo individual.
     
  5. Haz cosas sin expectativas
    ¿Cuántas veces has hecho algo por tu hijo o cónyuge y no te lo han agradecido? ¿Qué tal para un cliente o miembro del personal? ¿Estás siendo amable, dando regalos o prestando un excelente servicio para ser reconocido? No deberías hacerlo. Un líder, al igual que un padre, debe hacer las cosas correctas sin esperar algo a cambio.
     
  6. Ten en cuenta la rapidez con la que pasará el tiempo
    Si no estás aprendiendo o innovando en tu vida, el tiempo trabajará en tu contra. Nuestros hijos, si prestamos atención, nos enseñan lecciones de liderazgo que van mucho más allá de nuestros hogares. Ellos realmente son un regalo. 

Adam Solano ha sido miembro MDRT durante 21 años de Grayslake, Illinois.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments