Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Cómo logré mi éxito inicial compartiendo el milagro de los seguros

Yuta Tamai

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Una de las pocas cosas que puedes controlar en tu profesión es tu nivel de actividad. Obtén más información de un miembro de MDRT que tuvo éxito desde el inicio de su carrera.

Una de las razones por las que me uní a la profesión de servicios financieros hace unos tres años cuando tenía 27 fue porque quería que la gente entendiera el milagro del seguro de vida y cómo puede ayudarle a vivir la vida al máximo. Pude ver lo que el seguro de vida podía hacer por las familias cuando estaba en la universidad y mi tío murió de una enfermedad cardíaca.  Su seguro de vida le brindó asistencia financiera muy necesaria a su madre.

A lo largo de mi período de capacitación, soñaba con hablar con la mayor cantidad de personas posible sobre el seguro de vida. También noté que, si bien no podía controlar lo que los demás iban a hacer, sí podía controlar mi nivel de actividad en el trabajo en cuanto al número de personas que podía llamar.

Establecer metas "imposibles"

El primer día en la oficina después de terminar la capacitación, mi gerente me preguntó cuál era mi meta en primas para el primer mes. Le dije con orgullo: “La cantidad de la prima estará determinada por el nivel de necesidades y capacidad de compra de mis clientes. Quiero utilizar la cantidad de personas que conoceré para hablar sobre el seguro de vida en cuanto a mi meta mensual". Mi meta para el primer mes era reunirme con 100 personas.

Mi jefe no parecía estar convencido, y mis colegas me dijeron que era un objetivo imposible.  Tenía una lista de 5,000 personas, muchas de las cuales conocía de mi ocupación anterior, y comencé a llamarlas una tras otra para pedir una cita. ¡Hice 102 citas en el primer mes!

Crea un ambiente sin presión

No todos los que aceptaron reunirse conmigo me compraron un seguro, por supuesto.  Incluso si no me compraron, les expliqué que estaba disponible como fuente de información para cualquier cosa que tuviera que ver con el dinero.  Al comienzo de cada entrevista, expliqué: “No tienes obligación de comprarme hoy. Pero si hay algo que puedo hacer por ti, solo recuérdame y déjame manejarlo.” Esto quita la presión de mis prospectos y crea un buen ambiente.

Incluso aquellos que nunca se convirtieron en mis clientes me dieron algo valioso mientras los escuchaba hablar sobre su amor por su familia, metas de vida, valores y sueños. Esas historias me dieron la confianza para continuar con mi profesión. Creo que eso lo aprendí más pronto que otras personas que estaban comenzando en esta carrera

Además, seguí contactando a aquellos que no me compraron después de seis meses, un año, dos años, y así.  Como resultado, 70 de los 102 que conocí en el primer mes se han convertido en mis clientes hasta la fecha.

Yuta Tamai, de Chiyoda-ku, Japón, ha sido miembro de MDRT desde 2019 y está calificado a nivel Court of the Table.

Esto apareció publicado originalmente en el MDRT Blog.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments