Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Vida intencional

John Maxwell

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

A veces la gente te sigue porque tienen que hacerlo; algunas veces te siguen porque quieren hacerlo. Maxwell explica la diferencia entre los cinco niveles de liderazgo, las cuales distinguen entre el liderazgo por posición, por relaciones y por el ejemplo; y cómo la producción y el respeto generan más lealtad que obligación.

Durante 30 años he estado enseñando este tema. He enseñado esto en West Point, Microsoft, Eli Lilly y Delta. Las compañías y organizaciones más grandes del mundo me llaman y me dicen: "John, ven a enseñarnos los Cinco Niveles de Liderazgo,” porque entienden que si tú y yo, hoy, en estos pocos minutos, podemos entender cómo funciona el liderazgo, (y por cierto, liderazgo no es un sustantivo; es un verbo; una acción, y está en movimiento), y si nosotros podemos entender cómo pasar del Nivel Uno al Nivel Dos, al Nivel Tres, al Nivel Cuatro y al Nivel Cinco en nuestro liderazgo, expandimos nuestro liderazgo, expandimos nuestra influencia, expandimos nuestra efectividad. Yo estoy lista para avanzar, y sé que ustedes están listos para avanzar.

Nivel Uno

Vamos a iniciar en el nivel de hasta abajo. El nivel de posición es donde todos iniciamos. Todos iniciamos con un título, descripción de puesto, y una posición. Aquí la palabra clave es derechos.

Es decir, la gente en el Nivel Uno te sigue porque tiene que hacerlo. Tu eres el jefe, o tienes un título de supervisor. Cualquiera que sea subalterno de esa persona la va a seguir. Esto es el principio de nuestra jornada de liderazgo. Obtenemos una posición de liderazgo. La gente siempre viene y me dice: "¡John, me acabo de convertir en líder la semana pasada!” Y cuando me dicen esto, sé a qué se refieren. No es que se haya convertido en líder la semana pasada; lo que realmente hicieron fue obtener una posición de liderazgo. Por cierto, la posición no te convierte en líder. Conozco a mucha gente que tienen una posición de liderazgo, pero no son líderes buenos. Probablemente has trabajado con ellos alguna vez. La posición no te hace líder, pero si eres un buen líder, tú realmente puedes hacer la posición. Ahí es donde todos comenzamos.

El Nivel Uno es un lugar donde podemos darle forma y definir nuestro liderazgo. Obtenemos un empleo de liderazgo, nos volvemos supervisores, y comenzamos a trabajar en nuestro liderazgo, y comenzamos a definir quiénes somos. La desventaja del Nivel Uno es que la gente que te siga pondrá su mínimo nivel de energía y esfuerzo. Es decir, si te siguen porque te tiene que seguir a fin de recibir sus sueldos y la única ascendencia que tienes sobre ellos es por el puesto, siempre pondrán el mínimo de tu tiempo, capacidad, esfuerzo y cerebro. A la gente no le gusta tener que seguir a la gente nomás por obligación de seguir a alguien. Esto es un gran error que comete la gente que tienen su liderazgo únicamente por su posición. Piensan: ¡Como tengo el título y el puesto, ahora todo mundo me seguirá! cuando realmente, si no eres un buen líder, sólo te siguen porque solamente así conservarán su empleo. De nuevo: Nivel Uno es donde se obtiene lo menos de la energía, esfuerzo y mente de la gente.

Lo he visto muchas veces al trabajar sobre el liderazgo con las empresas. Es fácil distinguir lo que es un liderazgo de Nivel Uno en una compañía o cultura. En las compañías con liderazgo de posición o de Nivel Uno, al concluir el turno a las 5:00 p.m. todos ya está limpiando sus escritorios a las 4:30 p.m. Ya están acomodando sus cosas porque quedan menos de 30 minutos para el momento más culminante del día. Comienzan la cuenta regresiva porque no quieren que nadie estorbe su avance cuando salgan del edificio. A las 4:45 p.m. se alejan de sus escritorios, recorren otros cubículos, y comienzan a despedirse. Dicen: “Fue un placer estar con ustedes el día de hoy… Me lo pasé genial. ¡Nos vemos mañana!” Lo hacen así porque a las 5:00 p.m. no quieren verse abrumados con todos los "socialitos” de las despedidas Eso lo quieren hacer en el tiempo de la compañía. A las 4:50 p.m. se dirigen a los sanitarios. ¡Claro! ¡Quieren hacer pipí en el tiempo de la compañía! A las 4:55 p.m. ya están de vuelta en sus escritorios, cambiándose el calzado, ya que a las 4:57 p.m. estarán al frente del éxodo por estallar, y para las 5:00 p.m. ya todos se habrán marchado. Salen de ahí tan rápido que te dejan pasmado. Cuando miras por la ventana, te impacta ver lo rápido que se vació el estacionamiento. Te preguntas, ¿Cómo le hace la gente para evacuar tan rápido el edificio, sin que se requiera un simulacro de incendio? Permítanme explicar. En las compañías posicionales, cuando la gente se estaciona en la mañana, son cuidadosos en la forma de estacionarse. Se estacionan en reversa, porque al salir, quieren poder escaparse rápidamente porque ya están en su propio tiempo.

Si me muestras compañías, culturas y líderes posicionales en su mentalidad, les aseguro que esa gente se la pasa preguntándose: ¿Por qué no logro obtener lo mejor de mi gente? No obtienes lo mejor de tu gente porque sólo te siguen por el título que ostentas. Le van a meter el mínimo de energía. La buena noticia es que no tienes que permanecer en el Nivel Uno.

Nivel Dos

El primer nivel es el nivel de posición. El Nivel Dos es el nivel de permiso. En este nivel la palabra clave son relaciones. A este nivel, la gente empieza a sentir que te sigue porque quiere hacerlo. Hay un mundo de diferencia entre seguir a alguien por obligación y seguir a alguien porque deseas hacerlo. ¿Qué ocurrió entre el Nivel Uno y el Dos? Te conectaste con tu gente. No sólo te conectaste con ellos, sino que, relacionalmente, les caíste bien y a ti te cayeron bien, y han tenido la oportunidad de conocerse. En este ambiente de trabajo, no te siguen porque eres el supervisor, sino porque eres un supervisor que le cae bien a la gente. Siempre me sorprende la gente que tiene posiciones o responsabilidades de liderazgo, y no son ellos agradables. ¿Si sabes a lo que me refiero? ¡Simplemente no caen bien! A la gente no les interesan. Es duro estar en el "negocio de la gente" ¡y no contar con gente que sea como tú! A veces, los veo y me dan ganas de sentarme con ellos y decirles: “Me llamo John, y soy tu amigo. Y sólo quería que supieras que no le caes bien a la gente.”

¿Alguna vez has trabajado para alguien, donde simplemente no te agradara esa persona? Aquí hay que dejar bien claro...no me refiero a tu situación actual de trabajo. Yo sé que eso no ocurre donde ustedes están porque ustedes están felices. Pero ¿cuánta gente, en otro empleo, en otro tiempo, en otro planeta, ha tenido a alguien a quien tuviera la obligación de seguir, y que esa persona no fuera agradable? Ahora, permítanme hacerles la pregunta importante. ¿Cuántos de ustedes están sentados a un lado de esa persona ahora?

Las relaciones con la gente son los cimientos del liderazgo. El liderazgo se desarrolla a partir de las relaciones. ¿Por qué? Porque el liderazgo es influencia. No puedes influir en una persona con la que antagonizas. Cada uno de nosotros sabe lo que es tener a alguien que nomás no le sale caer bien. ¿Alguna vez, en el supermercado, has visto a alguien que no querías ver? La mala noticia es que tú la viste; la buena noticia es que esa persona no te vio a ti.

En el Nivel Dos, comienzas a desarrollar habilidades relacionales. Les voy a describir a los líderes del Nivel Dos. Tienen que hacer tres cosas extremadamente bien, para ser un líder relacional. Primero, tienen que escuchar bien, y tomar todas las señales relativas a su liderazgo; las captura a base de recorridos despacio entre la gente, escuchándola. Segundo, observan y tienen curiosidad por saber dónde está su gente y lo que están haciendo. Los observan constantemente. Tercero, están aprendiendo. En el proceso de escuchar, observar y aprender, tienen una actitud de servicio por vocación. Saben cómo servir. No sólo saben cómo servir, sino sirven y les encanta servir. Yo vivo en Florida, y una de las cosas que me encanta de Chuck-Fil-A es que tienen una cultura de servicio. Tienen cableadas las cosas relacionales del Segundo Nivel: “¡Es un placer para mí! ¿Cómo le puedo atender?” Es una mentalidad y una cultura. Si has de crecer como líder, tienes que crecer más allá de tu posición y título. Podrás tener una posición, que es Nivel Uno, pero el segundo nivel son relaciones y la capacidad para llevarte bien con la gente.

Nivel Tres

El tercer nivel es el nivel de producción. Aquí, la palabra clave es resultados. A este nivel, está comenzando a contribuir a los resultados financieros de la compañía. Estás comenzando a cosechar los beneficios visiblemente. A este nivel, te conviertes en un líder efectivo porque produces. Las características de los líderes de Nivel Tres son muy comunes: Producen con el ejemplo, y son un ejemplo para los demás que los siguen en cómo ser efectivos y productivos. El principio motivacional más significativo del mundo es que la gente hace lo que la gente ve. Muchos líderes son como agentes de viaje, envían a la gente a donde ellos mismos nunca ha ido. Lo que conviene es ser un guía de turistas y llevar a la gente contigo. Te conviene poder decir: “Esta es el área donde yo he estado. Aquí es donde vivo. Esta es el área que lidero. Vengan y síganme.” En el Nivel Tres, tu liderazgo comienza a aumentar tu credibilidad porque ahora estás siendo substancial para la gente a tu alrededor. Estás poniendo el ejemplo de las cosas que quieren ver, y estás comenzando a producir. Y ocurre otra cosa: Mientras te vuelves productivo en tu propia vida, comienzas a atraer gente para ser también productivo.

En mi libro, Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo, una de las leyes es la ley del magnetismo. En la ley del magnetismo, atraemos a gente como la que somos, no como la que deseamos. Entonces, cuando platico con líderes sobre el tipo de personas que desean reclutar para su compañía y departamentos como supervisores, me dan una lista de características, tales como la autodisciplina, inclinación al servicio, y cuatro o cinco cualidades más. Cuando leo estas listas, les pregunto si ellos mismos poseen estas cualidades. En el Nivel Tres, así como tú eres como líder, es a la gente que atraerás a tu equipo. Cuando comienzas a producir y a cultivar las cosas, comienzas a generar un momento de inercia. La inercia es la mejor amiga de un líder, porque la inercia es una gran exageradora. Una vez que generaste inercia, de pronto, todas las cosas comienzan a funcionar mucho mejor, y se torna más fácil crecer y liderar, lo cual es algo maravilloso. El Nivel Tres es donde se atiende solucionar los problemas. Los gerentes tratan de resolver problemas, y los líderes tratan de generar inercia, porque saben que, si generan esta inercia, resolverán 80 por ciento de los problemas con este factor. La inercia es un solucionador de problemas. La falta de inercia es un obstáculo a las soluciones de problemas. Un tren que va a 55 millas por hora en la ferrovía puede destrozar un muro de concreto reforzado con acero, de metro y medio de espesor, porque el tren lleva la inercia. El mismo tren, detenido sobre la vía sin moverse, no tiene inercia, y no puede iniciar su movimiento si hay ladrillos de una pulgada bloqueando las ruedas sobre las vías. El mismo tren que destrozó el muro para atravesarlo no puede iniciar su movimiento si no cuenta con el momento de inercia.

Yo suelo decirle a la gente, cuando contemplan los problemas que tienen en sus organizaciones, que el problema no es el problema. Piensan que el problema es el problema, de modo que se concentran en un problema que no es un problema. Ahora que el problema que no era problema se ha convertido en un problema, no porque fuese un problema, sino que el problema era que no sabían que ese no era el problema, y ahora se convirtió en un problema. La inercia y el Nivel Tres de liderazgo resolverá 80 por ciento de los problemas en una organización. Ocurre en los deportes; ocurre en los negocios; ocurre en el gobierno. El momento de inercia es el mejor amigo del líder. Debes llegar al Nivel Tres para iniciar el momento de inercia.

Nivel Cuatro

Este es el nivel de desarrollo de la gente. Esto es por lo que vivo y por lo que me esfuerzo; esto es lo que me entusiasma. Ocurre algo mágico cuando comienzas a entender que el activo más precioso que tienes en cualquier organización es la gente en esa organización. Comienzas a comprometerte a desarrollar a la gente dentro de la organización porque la manera de hacer crecer a una compañía es haciendo crecer a su gente. Cuando los cultivas, aumentas tu propia capacidad y la capacidad de lo que puedes hacer y lograr.

Tengo tres conceptos sobre el desarrollo de la gente. El primero es que la clave para desarrollar personal nuevo está en el reclutamiento. Mientras mejor sea la persona que cruza tu puerta, mayores serán las probabilidades de lo que puedes lograr con ellos. Comí con Lou Hotz, quien me dijo: “He tenido malos jugadores en mi equipo de football, y he tenido buenos jugadores. Soy mejor coach con mis mejores jugadores.” Claro que sí. Ochenta por ciento de tu éxito al equipar a las personas con éxito es a quien estás permitiendo pasar por tu puerta de entrada. A menos que tú y yo tengamos una clara imagen de lo que buscamos, no lo reconoceremos cuando lo veamos. La gente acude a mí cuando están buscando grandes líderes para sus compañías, y yo siempre les pregunto: "¿Cómo es un líder? Dame sus características, y píntame una imagen de cómo quieres que sean.”

Lo segundo es la colocación—la capacidad de no solo dejar entrar a la persona correcta, sino también en colocar a esa persona en el lugar correcto. La gente exitosa siempre ha estado colocada bien. Cuando ves gente exitosa, son exitosos porque descubrieron sus fortalezas y sus nichos, y permanecieron en "lo suyo", haciendo "lo suyo", aquello para lo que son buenos. Jamás alguien podrá decir que el secreto de su éxito es que jamás descubrieron que era “lo suyo” o que sólo trabajaron en sus debilidades. Los líderes exitosos descubren “lo suyo” que cada uno tiene, que es en lo que son buenos. La gente exitosa se coloca bien a sí misma, y los líderes exitosos colocan bien a los demás. Los líderes siempre están contemplando a los demás, observando y mirando.

Cada año, yo regreso a la universidad de Ohio, donde estudié, para hablar. Como crecí en ese pueblo, le dije a uno de mis amigos que estaría en la ciudad y que si podíamos cenar juntos después. Nos reímos, pasamos un buen tiempo, platicando anécdotas durante dos horas, y salió a relucir nuestro viejo coach de baloncesto. Cada año, sacaba a todo el equipo titular de sus posiciones y dejaba a toda la banca que ocupara sus posiciones. Nos enseñó que es clave ocupar la posición correcta. Reclutar bien; colocar bien; y equipas bien. Entiendes cuáles son sus fortalezas y talentos, y luego, decides cómo desarrollarlos, entrenarlos y equiparlos.

La tercera cosa para desarrollar gente nueva es el equipamiento.

Cinco Pasos del Proceso de Equipamiento.

  1. Yo lo hago. No puedes enseñar a alguien lo que tú mismo puedes hacer. Podemos enseñar a alguien lo que hacemos, pero solo podemos reproducir lo que somos.
  2. Yo lo hago y tú estás conmigo. Pasen tiempo juntos. Yo seré el mentor/coach; tú me mirarás y observarás. Me verás en las situaciones y me harás preguntas en el trayecto.
  3. Tú lo haces y yo estoy aquí contigo. Te estoy viendo y sugiriéndote ajustes, ayudándote a sentirte mejor, afinándote.
  4. Tú lo haces. Ya no necesito hacerlo yo, porque tú estás equipado para hacerlo.
  5. Tú lo haces, y alguien está contigo. No has entrenado o equipado a la gente, si no es que se pueden multiplicar a sí mismos. Ese es el nuevo interés compuesto del tiempo, dinero, influencia, etc. Hace catorce años, inicié una organización no lucrativa, llamada Equip, que ahora es la organización de liderazgo más grande del mundo. Hemos capacitado y equipado a más de 3 millones de personas en 154 países. La clave es que no capacitamos a nadie a menos que él o ella firme el compromiso de capacitar a alguien más.

Nivel Cinco

Este es el nivel de la cúspide. Aquí la palabra clave es respeto. Lo has hecho tan bien, con tantos por tanto tiempo, que la gente ciertamente te sigue, por quién eres, por tus cualidades y por lo que has logrado. Se logra un gran respeto, e implica mucho tiempo para llegar ahí. A todos probablemente nos gustaría llegar ahí, pero eso toma toda una vida. El liderazgo siempre es un proceso de aprendizaje y de crecimiento.

Como ya tienen los cinco niveles, y pueden ver como uno va conduciendo al siguiente, pueden preguntase en cuál nivel consideran que están. Si te haces esa pregunta, tal vez te frustres tratando de calcularlo, ya que quizá descubras que no estás al nivel de los demás. Con una persona, tal vez estés en el Nivel Dos; con alguien más, puedes estar en el Cuatro. Si alguien nuevo llega a la compañía, vuelves al Nivel Uno con esa persona. Lo que vas a descubrir es que tú estás en distintos niveles, con distintas personas.

Esto es lo que quiero que comprendan: Considera a las personas que lideras, anota sus nombres, y pregúntate ¿En qué nivel estoy con esta persona? Haz lo más posible por ponerle un número, porque después de saber en qué nivel estás con cada una de tus gentes, entonces sabrás específicamente como liderarlos. Cada que intentas lanzar una visión con la gente de tu organización o en tu departamento, ellos no te miran con base en lo que eres como persona o como líder. Te ven a través de la matriz de "cinco niveles” y una persona en el Nivel Uno te ve como una persona muy distinta a cómo te ve alguien en el Nivel Cuatro. El compromiso es mucho mayor, mientras mayor sea el nivel en el que estás con tu gente. Cuando lanzas una visión para tu gente, y les dices a donde quieres ir, sólo entiende que las reacciones de estas personas van a ser diferentes porque todos están en diferentes niveles con respecto a ti.

Así pues, toma notas, estúdialas y aplícalas en tu vida. Comienza como estudiante de los Cinco Niveles del Liderazgo, y les deseo lo mejor porque el liderazgo es influencia—siempre lo ha sido, y siempre lo será. Ustedes tienen el poder dentro de ustedes mismo para aumentar esa influencia.

Maxwell

John Maxwell es autor de éxitos literarios del New York Times, coach y conferenciante, quien fue identificado como el máximo líder de negocios por la American Management Association; es, además, uno de los expertos en liderazgo más influyente, reconocido por Business Insider y por la Inc Magazine. En 2014, Maxwell recibió el premio de Madre Teresa para la Paz Global y Liderazgo de la red de liderazgo Luminary Leadership Network. Sus organizaciones—la John Maxwell Company, John Maxwell Team, y Equip han capacitado a más de 6 millones de líderes en todo el mundo.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments