Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Liderazgo sensato: Navega del caos a la calma

Josh Linkner

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Habiendo logrado cinco éxitos como empresario de tecnología y como inversionista en docenas start-ups, Linkner ha visto miles de compañías cargadas de novedades creativas y grandes ideas. ¿Cómo es que algunos aprovechan su imaginación para crear impulsores del crecimiento e innovación que les cambia el panorama, mientras otros no logran atinar? La respuesta: Las mejores compañías tienen un proceso sistemático para enfocar la creatividad de su equipo y traducirlos en resultados prácticos. La inspirada presentación de Linkner presenta herramientas prácticas que puedes usar inmediatamente para aumentarla producción creativa y cumplir con los resultados del negocio.

Estoy encantado de estar aquí por muchas razones; por supuesto, la no menos importante es que mi padre ejerció esta profesión. Él vendía seguros, principalmente vida, pero también ofrecía rentas vitalicias y una serie de otros productos de servicios financieros. Así, yo crecí escuchando sobre las diferencias entre un seguro permanente y uno de rendimiento variable, a la hora de la comida. Pero lo más importante, logré entender el impacto que él tenía, que ustedes tienen sobre sus clientes, sus familias y sus comunidades.

Desafortunadamente, perdía a mi padre contra el cáncer, en 2007, pero siempre disfruto dirigirme a las personas que están en esta profesión. Me recuerda el impacto que tuvo, no sólo en mí, sino en sus clientes, y ulteriormente, en nuestra comunidad.

Con eso en mente, vámonos a fondo, porque las cosas son muy distintas a lo que eran, cuando mi padre estaba en este campo, por allá de los Ochenta. Hoy, la innovación está por todas partes, El cambio está por doquier. La transformación, por todos lados. ¿Cómo, pues, nos ponemos a la altura del reto? ¿Cómo aprovechamos la innovación para impulsar el crecimiento, la prosperidad, y la transformación constante en el contexto del cambio abrumador?

Quisiera que pensaran en esta noción, por un momento, de la innovación cotidiana. Cuando escuchamos palabras como innovación, pueden sentirse abrumados. Pensamos en cambios gigantescos, como el invento de la bombilla, o del automóvil. Y, en ese contexto, podría decir: “¿Cómo se aplica a mí?” La innovación cotidiana es algo que nos atañe a todos. Es la idea de inyectar los principios de la innovación directamente a nuestro trabajo diario. No tienes que iniciar una empresa de aplicaciones móviles y vestirte como nerd para ser innovador. Podemos ser innovadores en cómo nos acercamos a un cliente, la forma en proponemos una solución, la forma en que contratamos gente para nuestro equipo.

Este es un breve ejemplo de lo que considero que es innovación cotidiana. Esta es una imagen de la compañía que inicié en Detroit, en 1999. [visual] Se llamaba ePrize. Diseñábamos, desarrollábamos y operábamos promociones. Era como mitad agencia y mitad compañía de software. Pero todo lo teníamos en contra, a pesar del hecho de que terminamos con un éxito nada malo, con un equipo de unos 500 miembros, antes de vender la firma, en 2012.

Primeramente, soy de Detroit, no exactamente el centro tecnológico de Norteamérica. Y todo el tiempo nuestro staff era insuficiente, y estábamos descapitalizados y con escasos recursos, y tampoco éramos los más inteligente. Lo que nos permitió ganar fue esta definición amplificada de innovación. Para nosotros, no sólo se trataba de redactar nuestros códigos; para nosotros, era una forma de vida. Cómo dábamos el servicio. Como nos conducíamos. Incluso, cómo vendíamos.

Este es un ejemplo de la innovación cotidiana en acción: Yo sé que muchos de nosotros nos la pasamos allá afuera, al frente de las ventas. Estamos tratando de impulsar nuevos negocios y de vender más a nuestros clientes existentes. Creo que podrán apreciar esto. Al ir construyendo mi compañía, tuvimos oportunidad de lograr una gran cantidad de negocios de una corporación gigantesca llamada ConAgra Foods. Quizás reconozcan algunas de sus marcas en el supermercado. Bueno, esta gigante decidió abastecer con un solo proveedor sus compras de nuestro tipo de trabajo—promociones digitales--y dar todo el negocio a un solo proveedor.

Como se imaginarán, comenzó la guerra competitiva. Llegamos a las finales. Así, a estas alturas, sólo quedábamos tres compañías--mi tallercito de Detroit, y dos firmas mucho más grandes—y los tres estábamos compitiendo para ganar desesperadamente. Este es el problema. El comprador, el tomador de decisiones--era medio patán. De hecho, no medio-. Era un verdadero patán. Estoy seguro de que has tenido algún cliente así. Te miraba con desdén y arrogancia; una persona difícil. Y arrastraba los pies en con todo el trámite. Postergaba los plazos una y otra vez para tomar la decisión, y luego, nunca cumplía en la fecha límite.

Así que, ya para entonces, no queríamos más que darle fin a todo el asunto. Bien. Me topé con el caballero y su esposa en una conferencia industrial, de hecho, algo así como ésta. Me lo seguí encontrando en los recesos, y me topaba con el tratando de cerrar el trato. Nada funcionó. Me ignoró totalmente. Lo volví a ver en el aeropuerto. Resultó que este tipo y su esposa estaban en el mismo vuelo de regreso que yo. Esto es lo que sucedió.

Esto no lo podría haber inventado si lo hubiera intentado. Pues bueno. El tipo era viajero frecuente, y obtuvo un ascenso a primera clase. Siendo el caballero que era, tomó el asiento para sí y mandó a su esposa a clase turista. ¿Se imaginan? Quiero que sepan que, si yo le hiciera eso a mi esposa, Mamita, se acabó. Ni por error siquiera. Luego, pasó esto, aunque usted no lo crea: A mí también me tocó ascenso. Soy viajero frecuente. Subí a bordo; buscaba mi asiento, y resultó que me tocó el asiento al lado de él. Ahora, imagínate lo que te están diciendo tus instintos. Estás sentado junto a tu más grande prospecto, te tiras a matar, y cierras el trato del negocio. Me daban ganas de eso. Pero hice una pausa. Y así, también quiero exhortarles a que hagan una pausa. Cuando te enfrentas a una oportunidad, un reto, o aún, una amenaza, esas pequeñas pausas nos dan oportunidad de expresar algo de creatividad, de explorar una ruta fuera de lo común. Innovación cotidiana.

En mi caso, dije: “Oiga, me tocó el asiento a su lado.” Me miró hacia arriba, “Qué bien, podríamos conversar.” Le dije, “Mire, me encantaría eso. Pero tengo un problema. Tengo muchísimo trabajo en el que me tengo que poner al corriente. Por cierto, noté que su esposa está sentada atrás. ¿Le parece que cambiemos asientos? Ustedes podrían disfrutar su tiempo juntos, y yo igual puedo avanzar en mi trabajo, en la clase turista. Y, nada. Me dirigí hacia atrás, y encontré a su esposa, a quien le entregué mi boleto. Le dije: “Vaya a sentarse con su esposo. Que tengan un buen viaje." Se le humedecieron los ojos. Me dijo: “Muchísimas gracias. Esto significa mucho para mí. Me siento tan contenta al estar sentada con mi esposo." Yo no sé por qué. Yo esperaba más bien, que dijera algo así como: “No amigo. Quédese usted con su boletito.”

En fin. El avión despegó. Ya no pensé en ello sino hasta que aterrizamos. Lo primero que todos hicimos al aterrizar fue verificar nuestros dispositivos móviles. Miré mi teléfono y vi un correo de mi oficina. “Josh, ConAgra firmó el contrato. Gracias.”

Esta es de la vida real, por cierto, y esto es lo que me dijo después. Dijo: “Yo buscaba algo que desempatara. Las tres compañías eran sólidas. Pero cuando tú me mostraste tu lado humano, en lugar de sólo procurar tus resultados, y cuando mostraste tu disposición a ser innovador en una situación cotidiana, " dijo, "Ese es al que necesito en mi equipo." Antes de que el vuelo despegara, ya había texteado a su oficina. Para cuando aterrizamos, el contrato ya estaba firmado— $30 millones de dólares.

Les platico esto por dos razones: Primeramente, lo que hice en ese avión--gracias por elogiarlo, pero no fue nada extraordinario. La verdad es que todos--repito: todos—tenemos una enorme capacidad creativa. Ese es nuestro estado natural como seres humanos. Estamos cableados para ser creativos.

La segunda razón por lo que les platico, es porque hoy, más que nunca, ganamos o perdemos en esas situaciones de desempate, ¿no? Podría estar ganarte un nuevo cliente; podría ser reclutar a un nuevo talento. Y yo diría que una manita de creatividad en esas situaciones de desempate puede marcar toda la diferencia del mundo.

Pero ahí les va una pregunta: Si hoy buscaras por todo el globo, ¿quién crees que es la compañía de mapas número uno en el mundo? Google. Google, por supuesto, es el jugador dominante. Son dueños de Google Maps y de Waze. Jugador dominante.

Ahí les va una pregunta capciosa: ¿Quién era el jugador dominante hace 20 años? El jugador dominante hace 20 años era, de hecho, Rand McNally. Pero ahora viene lo más loco: No sólo era el jugador dominante hace 20 años, sino que lo había sido desde hacía 120 años. La compañía fue fundada en 1856. En su cúspide, tenía 5,000 cartógrafos—los individuos más poderosos e innovadores del planeta en esa industria. Pero cayó en una trampa; una trampa en la que caen muchas compañías y muchas carreras. La trampa es la intoxicación con tu propio éxito. No se adaptó. No innovó. Hasta que simplemente fracasó.

La buena para nosotros es que esta trampa se puede evitar. Nos puede ir mucho mejor si nos aseguramos de ser la fuente de la disrupción en lugar de que ésta se nos imponga. Podemos fomentarla para sostener el éxito continuo.

Ahora, sé que esto es más cierto que nunca, porque algunas de las cosas más básicas que conocemos se han invertido en los últimos años. Hoy, trabajamos en oficinas que parecen hogares, y vivimos en hogares que parecen fábricas. En algunas partes del país, hoy por hoy, aquí en Estados Unidos, puedes adquirir gasolina para tu vehículo, que se entrega por una aplicación móvil. Ya no necesitas ir a la gasolinera local. El camión cisterna vendrá a tu domicilio. Esto es una instantánea de Europa. [visual] Algo tan elemental como cruzar una calle está cambiando. Esto es un crucero basado en luces LED que, además, alerta a los conductores de vehículos cuando algún peligro aparece en la vía vehicular. En Nueva Zelanda, puedes pedir una piza que te entregan por drón.

Creo que lo que nos dice este mensaje es bastante claro, y es que ya no podemos simplemente depender de nuestros modelos del pasado y esperar los mismos resultados. Hoy, debemos acoger un método completamente nuevo y fresco, a fin de superar los retos del día, que implica apalancarse en la tecnología más avanzada de todas, que no es la realidad aumentada ni el aprendizaje de máquinas. Es la creatividad humana. Esa es la cosa única que no puede abastecerse externamente ni automatizarse. Eso se convierte en nuestra fuente de ventajas competitivas sustentables.

Entonces, esto es lo que les doy por sugerencia. No necesitas cambiar de empleo o cambiar de industria. Mi sugerencia es acoger un nuevo papel secundario, independientemente de lo que diga tu tarjeta de presentación. Y esa función es la de disruptivo, o innovador, o artista o emprendedor en servicios financieros. Porque esas son las habilidades y mentalidad que nos permite ganar en estos tiempos de cambios acelerados.

Les daré una probadita de por qué me apasiona tanto este tema de apalancarse en la creatividad humana para impulsar los resultados del negocio. En los últimos 27 años, he tenido oportunidad de iniciar, construir y vender cinco compañías tecnológicas. He recaudado más de $250 millones en capital de inversión y he creado 8,700 empleos. Mis socios y yo, en mi ciudad de Detroit, queríamos retribuir a nuestra comunidad. Así que decidimos iniciar un fondo de capital de inversión invirtiendo en emprendedores tecnológicos para hacer una diferencia en nuestra ciudad. Estoy haciendo esa labor. He escuchado las presentaciones de 3,100 proyectos de emprendedores. He realizado 110 inversiones iniciales, y aunque algunas han funcionado muy bien, también he tenido 16 que están en ceros. Así que, claro que ahora sé lo que es ganar, pero también sé lo que es tropezarse. Se puede aprender mucho de las dos cosas. Ahora, he tenido la oportunidad de ser parte de 83 consejos corporativos. No lo digo para presumir. Hay muchas personas mucho más exitosas que yo. La única razón por la que lo digo es porque he podido ver de primera fila exactamente lo que ocurre cuando los líderes y las organizaciones acogen plenamente la innovación, y, francamente, lo que ocurre cuando no lo hacen.

Esta pasión mía—apalancarse en la creatividad humana para impulsar los resultados empresariales--me llevaron a escribir tres libros sobre el tema. Al hacer mi investigación para los libros, he tenido el privilegio de entrevistar personalmente a más de 200 líderes de corrientes de pensamiento de todo el globo. Entrevisté a Directores Generales, multimillonarios, emprendedores que son celebridades. Pero también pude entrevistar a otros más, los mejores en sus propios campos, incluyendo maestros, músicos, y hasta hackers.

Esto es lo que descubrí: Por todo este grupo tan diverso de gente extraordinaria, resulta que hay algunos patrones muy comunes, enfoques comunes, mentalidades comunes de la gente y organizaciones más innovadoras del mundo.

Eso es lo que quiero compartirles que más me entusiasma. Cinco grandes ideas. Las cinco mentalidades medulares de innovación. Al irlas atacando, les invito a que lo hagan con una mente y corazón abiertos y que piensen cómo pueden llevarse cada uno de estos principios medulares e implementarlos sólidamente en tu trabajo cotidiano, para liderar, para ganar, para servir y para volar.

La primera mentalidad medular de innovación es la noción de que toda barrera puede ser penetrada. Es una creencia inherente que no importa que tan difícil pueda parecer un obstáculo, si le metes suficiente imaginación, suficiente creatividad a ese problema, eventualmente lo podrás ver derretirse.

Les voy a poner un ejemplo divertido. Hace un par de meses, un vuelo de Air Canada se atoró en una pista del aeropuerto de Toronto, durante siete horas, debido a las condiciones climáticas. Los pobres pasajeros. Una vez que habían consumido todos los cacahuates y tomado todas las bebidas, comenzaron a ponerse muy inquietos. Estaban twiteando a sus amigos; llamando a sus seres queridos; se quejaban, suplicaban a los sobrecargos. Decían: “Oigan, al menos tienen que conseguirnos algo de comer.” Bueno, pues un sobrecargo de Air Canada tomó el micrófono y dijo: “Damas y caballeros, lo sentimos mucho, pero no se puede hacer nada.”

Interesantemente, un piloto cercano, de WestJet, la línea aérea competidora en Canadá, escuchó la conmoción. Pero esto hombre creía que toda barrera puede ser penetrada. Aunque su función principal era volar el avión, si lo piensas de otro modo, su función principal era atender a sus clientes y a su comunidad. Creía, insisto, que toda barrera puede ser penetrada.

Unos 45 minutos después, acercó rodando una de esas escaleras metálicas al avión. Subió por las escaleras, tocó a la puerta, y cuando le abrieron la compuerta, venía cargado de pizzas. Y produjo twits sorprendentes como este: Chéquenlo;

“Momento bochornoso pero cómico:

@westjet Un tipo entra y dice: 'Oigan amigos, soy de WestJet y allá hacemos las cosas de modo distinto. ¿Quieren pizza?'

¡Formidable! Piensen en el impacto de lo que ocurrió en ese momento, y no sólo para los amigos en el avión. Esto se hizo viral, piensen en la lealtad que se generó porque él creía en que toda barrera puede penetrarse.

De manera similar, una mujer llamada Jessica Matthews compartía la misma convicción. Jessica nació en Nigeria. Vino a Estados Unidos para asistir a la universidad. Regresó a su pueblo, en Nigeria, como un año después, para la boda de su tía. Estaban pasando un tiempo encantador en la boda. Las cosas iban bien hasta que se fue la luz. Ahora, esto es algo común, no solo en Nigeria, sino en muchos países en desarrollo. Los sistemas de energía anticuados no se dan a basta con la demanda actual.

¿Y qué hicieron entonces? Hicieron lo que siempre habían hecho. Encendieron el generador de Diesel. La fiesta continuó, pero ahora Jessica a y los demás invitados estaban respirando las emanaciones de la combustión. Cuando sentía que sus pulmones se quemaban y que se ahogaba, pensó, Tiene que haber una mejor manera, y yo voy a hacer algo al respecto. No tenía por qué haber dicho eso; era una colegiala, sin conocimiento del sector energético, sin capital. Pero ella creía que toda barrera puede ser penetrada.

Al día siguiente, enseñaba a jugar fútbol a unos chicos, y se le ocurrió una idea. Pensó: Mira cuánta energía hay en ese campo. ¿Y si pudiera capturarla? Apuesto que podría abastecer de energía a todo el pueblo. Se asoció con un compañero, un ingeniero, y juntos inventaron algo llamado el Soccket. El Soccket parece un balón normal de fútbol, y se patea igual, pero por dentro es un generador que se alimenta de energía cinética. Eso es una manera de decir que una hora de juego en el campo puede encender un foco por ocho horas. Está bueno, ¿no?

Pero no se detuvo ahí. Siguió adelante porque sabía que no bastaría con balones de soccer. Pensó: ¿Dónde más puedo aplicar este concepto? Movimiento para crear energía. Su siguiente invención llegó bastante pronto. Salta la cuerda un rato, y carga tu dispositivo móvil. Con la idea de causar el mayor impacto posible en el mundo, inició su propia compañía, vendiendo la licencia de la tecnología a fabricantes terceros.

Por ejemplo, una compañía de equipaje. Supongamos que vas rodando tu maleta por el aeropuerto de Los Ángeles, pero al ir girando esas ruedas, podrías estar creando una fuente limpia, gratuita, renovable de energía. Jessica, no sólo está haciendo una real diferencia en el mundo, sino que ha creado una compañía para sí misma. Es sorprendente lo que ocurre cuando crees que toda barrera se puede penetrar.

Esto es un ejemplo de esto, porque yo sé que casi ninguno de nosotros está en empresas de arranque o startups; nosotros somos organizaciones más grandes y establecidas. Cerca de mi propia ciudad de Detroit, a 20 millas al norte, hay una ciudad llamada Troy, Michigan. La biblioteca en Troy estaba enfrentándose a un problema, una crisis presupuestaria tan crítica, que estaban a punto de cerrar definitivamente la biblioteca. Los líderes no querían que eso pasara. Dijeron: “Tenemos que luchar por esto.” Entonces, lograron introducir una iniciativa para someterla a votación en unos plebiscitos próximos: un pequeño aumento a los impuestos prediales, para salvar a su entrañable biblioteca.

Desgraciadamente, esto fue lo que ocurrió. Un grupo nacional bien fondeado y bien organizado llegó a Troy, Michigan, cambiando el mensaje de "salvemos nuestra biblioteca” a “no más nuevos impuestos.” A esas alturas, solo faltaban dos meses, y la derrota de la biblioteca era inminente. No tenían fondos suficientes, no estaban bien organizados, se les acababa el tiempo, pero no se les agotó la creatividad. En lugar de buscar otro empleo, dijeron, “Vamos a responder con fuego.” Quiero compartirles exactamente lo que hicieron. [video]

Entonces se dio el plebiscito. Los resultados de la votación fueron 400 por ciento mayores que los esperados. Y esa hermosa biblioteca sigue ahí hasta el día de hoy. Por supuesto, que ganaron por aplastante mayoría. Esto es lo que ocurre cuando crees que toda barrera se puede penetrar.

Puedo resumir nuestro primer principio medular ahora, con un sencillo y muy elegante proverbio chino, que dice: "Aquel que dice que no se puede no debe interrumpir a aquel que está pudiendo."

Veamos nuestra segunda mentalidad medular de la innovación. A esta me gusta llamarle “Video mata a estrella de radio.” Algunos de ustedes recordarán la canción de 1979--fue la primera canción que se vio en MTV. Para nosotros, como miembros de MDRT, se trata de soltar aquello que era, para tomar lo que será. Es la voluntad de desafiar la tradición, desafiar los supuestos subyacentes, e inclinarnos hacia las posibilidades frescas.

Al ir construyendo mi propia empresa, tenía un dicho que repetía casi todos los días. “Algún día llegará una compañía, y nos sacará del negocio.” Vale más que seamos nosotros. El video mató a la estrella de radio.

Una de las compañías de helados más innovadora del planeta es Ben & Jerry's. Y parte de la manera en que se mantiene en cima del juego es porque están dispuestos a soltar, de soltar los éxitos anteriores para dejar espacio a los nuevos por venir. Cuando un sabor de helado, aún si fue exitoso en el pasado, ya no vende tan bien, se elimina. Lo digo, literalmente. De hecho, se le hace un funeral.

Esto es lo que hacen. [visual] Este es el de la “entrañable venta-por-litro” que, por cierto, tiene mucha creatividad. Celebra el éxito que tuvo el sabor en el pasado, pero luego, le deja ir, para dar lugar a algo nuevo. En su website, hay incluso, un cementerio para sabores antes exitosos, como Wavy Gravy, que fue maravilloso del 93 al 2001, pero que, lamentablemente, ya no está con nosotros. Celebrar el pasado, en vez de aferrarnos a lo que fue, permite a Ben & Jerry’s apoyarse en posibilidades frescas.

Este es otro ejemplo divertido de video mata a estrella de radio. El St. Regis Washington, DC estaba tratando de reinventarse, como la mayoría de nosotros. Revisaron por todo el hotel y vieron el closet vacío, el mismo closet vacío que hay en todos los cuartos de hotel. Y se le ocurrió una idea. Esto es lo que sucedió. Antes de que te registres, el hotel te envía una encuesta por correo electrónico preguntando tu talla y tu estilo de ropa favorito. Cuando entras a la habitación, en lugar de un closet vacío, verás que está surtido de artículos que puedes disfrutar, seleccionados en tu talla y estilo. Si te gusta, te lo pruebas. Si te lo llevas, te lo incluyen en la factura. Si no, basta con dejarlo en la habitación.

Ahora, pudo hacer esto porque se asoció con la tienda de lujo Neiman Marcus. Así que esta pequeña idea de una disponibilidad de echar un vistazo a algo que es de lo más normal en la industria, e imaginarse algo mejor. Esto es lo que sucedió. Se generó un nuevo flujo de ingresos. Lo hizo sin capital ya que se asoció con Neiman Marcus. Activó un espacio muerto y creó una ventaja competitiva.

¿Cuál es el equivalente de ese clóset en tu negocio? Otra vez, imagínate algo por lo que pasas o haces 50 veces al día, y ni siquiera lo procesas. Tal vez haya una oportunidad de reinventar, re imaginar, y apoyarte en posibilidades frescas.

Imagínate, sólo para enfatizar, que tu operas una compañía de autobuses para giras turísticas. Bueno, tu autobús probablemente sería justo como esto, porque todos se ven así. [visual] De nuevo, como los servicios financieros, es una industria madura. Hay regulaciones y cosas así. Y he aquí el problema: Hay una falla en el diseño. En cualquier momento, la mitad de tus clientes tienen una vista obstruida. Pero nadie había hecho nada hasta recientemente.

Un operador de autobús turístico en Nueva York pensó que un video podía matar a la estrella de radio. Mira este autobús turístico. [visual] Instalaron asientos tipo estadio todos hacia la misma vista, y una gran ventana de cristal, para que todos gocen el mismo panorama, y estaban coordinados con entretenedores callejeros en varias paradas de la ruta. En el altamente competitivo campo tan genérico de operadores de autobuses turísticos en la Ciudad de Nueva York, apuesto a que no se sorprenderán al saber quién es ahora la compañía número uno en esta área. El video mató a la estrella de radio.

Esto está ocurriendo en casi todas las industrias. De nuevo, yo soy de Detroit, de modo que estudio mucho lo automotriz. Si posees un vehículo, lo más probable es que lo compraste o lo tienes en arrendamiento. Ahora hay una tercera opción. Porsche y Cadillac están experimentando con una membrecía. Funciona así: Te inscribes y pagas una tarifa mensual. No tendrás el título del vehículo, no pagas ningún costo de adquisición, y no pagas ningún costo por disponer del automóvil. No tendrás costos de mantenimiento, y no habrá costo de seguro. Sólo una tarifa mensual. Y en lugar de contar con solamente un vehículo, tendrás acceso a toda la flotilla. Puedes tomar un convertible para el fin de semana, y cuando estés listo para un cambio, puedes usar una aplicación móvil para indicar: “Deseo un vehículo SUV, y te lo entregan limpiecito y con tanque lleno. Condúcelo por un tiempo, y luego, lo cambias por el sedán. No hay límite en el número de veces que puedes cambiarlo.

Ahora, veamos si esto se convierte en el nuevo modelo de propiedad del vehículo. No lo sé. Pero admiro el he hecho de que toman una industria de naturaleza madura, y la impulsan a las fronteras de la creatividad. Están re imaginando cómo puede el video matar a la estrella de radio.

Esta es una técnica que quiero que recuerden. Voy a compartir con ustedes una serie de técnicas claras y sencillas para ayudarte a poner estas ideas en acción en los meses y años por venir.

La primero, la llamo "la maroma de judo." Dicho así: Cuando estás a punto de hacer algo de forma tradicional, pregúntate qué pasaría si lo inviertes y lo haces al revés. Aplícale la maroma de judo a la tradición. Aplícale la maroma a una amenaza. Aplícasela a un reto. Aplícala a una oportunidad. Este método de oposición es lo que ha impulsado el progreso desde el principio del tiempo.

Ciertamente le funcionó a un hombre de nombre Kevin Bull. Kevin está en nuestra industria, en servicios financieros. Pero Kevin tuvo un sueño. Su sueño era convertirse en un Guerrero Ninja Americano. ¿Han visto ese programa? Es la locura. Es una tras otra de esos concursos de pruebas herculinas increíblemente difíciles. La gente que llega a la pantalla, ni que hablar de los que ganan, son deportistas profesionales, olímpicos, gente que ha entrenado toda la vida. Kevin se la pasa todo el día sentado frente a su computadora. Pero con trabajo duro y persistencia, logró llegar al espectáculo como amateur. Pero, a la vez, estaba enfrentando el reto de su vida

Se llamaba Cannonball Alley (El Callejón de las Bombas). Requería de una enorme fortaleza de los músculos de la cintura para arriba. Había unas bolas colgando de unas vigas, y él tenía que sujetarse de una bola, y saltar a la siguiente. Dieciséis de los mejores atletas del mundo habían intentado vencer el reto antes que Kevin. Cada uno de ellos había fallado. Ahora era el turno de Kevin. ¿Qué iba a hacer? No tenía la fortaleza de brazos y hombros que tenían aquellos que le habían antecedido. Sabía que una estrategia tradicional no funcionaría. Tenía que ser creativo. Debía adoptar la mentalidad de "video mata a radio estrella". Tenía que meterle una maroma de judo. Vamos a ver que fue exactamente lo que hizo Kevin. [video –Kevin usa las piernas para ganar]

Fue el primer hombre que logró superar el reto. Creo que esa es la oportunidad que todos tenemos en el mundo de servicios financieros y en toda la familia MDRT. Haciendo las cosas a la antigüita, nomás no nos llevará a donde queremos ir. Es hacer eso. Es voltearlo al revés; tomar nuestras tradiciones y confrontarlas y re imaginar un nuevo camino en adelante, para servir, vender, y para liderar. Es así como ganamos. Es así como logramos volver el siguiente año, y el siguiente año, y el siguiente.

Entonces, recapitulando, nuestra segunda mentalidad: El video mató a la estrella de radio. Se trata de desafiar la tradición, impugnar los supuestos subyacentes, y soltarse del pasado para apropiarte del futuro.

Lo cual nos lleva nuestra tercera mentalidad: la innovación. A esta me gusta llamarla “si cambias las reglas, las joyas te llevas.” Es una trampa pensar que podemos seguir haciendo lo mismo de siempre y aceptar los mismos resultados. Piensa fuera del cajón---cambia tu enfoque, cambia tu metodología, cambia tus restricciones. Eso es lo que impulsa el progreso.

Una cosa que he aprendido en los 27 años en el negocio es que con frecuencia solemos sobrestimar el riesgo de intentar algo nuevo. Pero subestimamos el riesgo de no movernos.

Por allá, a principios de los Sesentas, el director de Random House hizo una apuesta. Le apostó a un autor libros infantiles cien dólares a que dicho autor no podría escribir un libro exitoso para niños usando solamente cincuenta palabras de la lengua inglesa. El director perdió la apuesta, y nació una leyenda. ¿Hubiera sido el éxito que fue Green Eggs and Ham (Huevos verdes y jamón), si el Dr. Seuss hubiera usado todas las palabras del diccionario? ¿Se hubieran vendido más de 200 millones de ejemplares y lanzado al Dr. Seuss para convertirse en uno de los autores infantiles más importantes en la historia? Yo postularía aquí que cambiaron las reglas y se llevaron las joyas. Pudieron seguir una estrategia distinta, lo cual liberó a la creatividad.

Yo inicié mi carrera, antes de construir compañías de tecnología, como guitarrista de jazz. De hecho, fui a la universidad para estudiar música, y tuve un profesor que me forzaba a quitarle las cuerdas al instrumento. Debía quitarle una, dos, y en veces, tres cuerdas a la guitarra. Bueno, uno pensaría que, si te reducen los recursos a la mitad, tu creatividad se vería mermada. Pero ocurrió una cosa sorprendente y contraintuitiva. Sin esas cuerdas, ya no podía depender de los patrones que conocía. Tenía que resolver los problemas musicales de una manera totalmente diferente. Y, como resultado, mi creatividad realmente arrancó.

Lo mismo te puede pasar a ti. Cambia las reglas y las joyas te llevas. Cambia las restricciones, cambia tu enfoque, y tu impulsarás las verdaderas oportunidades.

Monopoly es el juego de mesa que más vende Hasbro. En verdad, el juego inició por ahí de 1900, de modo que ya tiene más de 100 años. Ahora, Hasbro trató de mantenerse relevante a lo largo de los años. Tuvo una edición de StarWars. ¿Pero cómo se puede mantener exitoso Monopoly ante el contexto de los juegos de realidad aumentada como Pokémon Go, video juegos y similares? Bueno; adoptó este concepto: Cambia las reglas y las joyas te llevas. Recientemente, estuvo platicando con los clientes, tratando de entender realmente sus necesidades. Y aprendió algo que era realmente perturbador. Resulta que 50 por ciento de los jugadores de Monopoly hacen trampa. Todos lo hemos hecho. Mueves un espacio o dos de más; tomas un poquito más de dinero del banco; te pillas un hotel de más.

En lugar de animadversión ante dicho comportamiento, Hasbro decidió: "Partamos de ahí." Luego, dedicó los siguientes dos años a estudiar cómo hacían trampa los jugadores de Monopoly. Además de esas trampas, produjo la lista de las 15 trampas más comunes. Inventó algunas trampas propias, y recién este verano lanzó una nueva versión de Monopoly, La Edición de Tramposos. Aquí, cambió las reglas. Sigues jugando Monopoly, pero ahora juegas un juego diferente encima, tratando de ser más astuto que tus contrincantes, que te pueden mandar a la cárcel si te atrapan flagrantemente. Está bien surtido de cosas divertidas. Puedes ejercer derechos de usurpación, hay robos de identidad, hay asaltos bancarios. Es fascinante.

Lo que me encanta de esto es que tomaron su propio éxito y lo reinventaron. Siguió cambiando las reglas, y, a cambio, está cosechando joyas. Es el lanzamiento de producto más importante en la historia de Monopoly, aparte de su primer juego de inicios del siglo pasado.

Ahí les va otro caso divertido. Avery's Beverages es una pequeña compañía en la costa oeste de Estados Unidos. Elaboraba sodas a la antigüita. Estamos hablando de sodas artesanales de colas y de jengibre, con verdadero jengibre. Pero se topó con un problema. ¿Cómo competir contra Coca-Cola y Pepsi? Durante varios años recientes, sus ventas han declinado, y estuvo considerando cerrar el negocio, hasta que, durante el ciclo electoral de 2008, tuvo una idea. Dijo: “Cambiemos las reglas para obtener las joyas.” ¿Qué podemos hacer que no puedan hacer los grandes?” Y se dio cuenta que podía hacer lotes de sodas más pequeños de lo que podía producir los otros contendientes. Entonces, en el ciclo electoral de 2008, creo la línea de sodas Barak O’Berry. También, produjo una para su competidor de aquel tiempo, que se llamó John McCream. ¿Qué ocurrió? La gente le puso atención a esta marca latente que comenzó a atraer la atención de los medios. Y supieron que algo bueno venía.

Luego, dijeron: “¿Qué tal si inventamos toda una línea de sodas para el chiquillo de 10 años que todos llevamos dentro?” Digo: ¿A qué niño de 10 años no va a querer beber Alien Snot (moco de extraterrestre) o Worm Ooze (babas de gusano)? ¿Qué ocurrió? Las ventas arrancaron. Los chicos de 10 años acudían en rebaños. No quieren beber Coca-Cola; quieren beber Fungal Fruit (frutas con moho.) Entonces, la compañía decidió que todo su negocio girara en torno a estas ideas divertidas, temáticas y en lotes pequeños.

Miren qué hicieron para el ciclo presidencial de 2016. [visual] Sí. Tuvo su diversión. Así, tenemos Hillary Hooch (Hillary con alcohol)—su sabor está “clasificado”, igual que sus correos electrónicos. Pero--para ser políticamente imparcial--también tenía el Trump Tonic, preparado con una acidez adicional, para hacer a "America grape again”. Nomás en ese ciclo electoral, sus ventas crecieron 35 por ciento. Eso es lo que ocurre cuando cambias las reglas y las joyas te llevas.

Idea Bank es un pequeño banco en Polonia. Tuvo la visión de que, a veces, sus clientes no tenían siquiera tiempo para salir a buscar un cajero automático. ¿Cuáles son las reglas de un cajero automático? Los cajeros automáticos están en un banco, o quizás, en un aeropuerto. Pero esto fue lo que dijo: "Cambiemos las reglas." Mira nomás su Cajero Automático. [visual] Equipó vehículos eléctricos con un Cajero Automático integrado. Los clientes lo pueden solicitar con una aplicación a la de Uber.

Funciona así: Ordenas el ATM (cajero automático) en tu teléfono celular, llega un vehículo, haces tu transacción, y el vehículo se marcha. Si vives en ese pueblo en Polonia, ¿por cuál banco te inclinarías? Esto es lo que me encanta de este ejemplo. No obtuvo la idea por estudiar otros bancos. Busco hacia afuera de su campo. Vio el éxito que Uber y Lyft tenían por la alta demanda de transporte. Tomó prestada esa idea. Tomó la idea prestada de afuera de su campo, y eso impulsó resultados increíbles.

Esto nos lleva a nuestra siguiente técnica. Se llama, simplemente, la “idea prestada". Definitivamente, debemos estudiar nuestra industria. Por eso estamos aquí. Pero al mismo tiempo, si queremos algo osado, algo que realmente mueva los indicadores, veamos que hay fuera de nuestro campo también. ¿Qué puedes tomar prestado de los viajes y entrenamiento, o de la salud o tecnología, o música o deportes, o las artes? Podrías encontrar un patrón al buscar afuera del campo de los servicios financiero, que puedes apropiarte y traer a casa—una idea que se vuelva transformadora.

Todos sabemos que las carreras de ciclismo son un campo con muchas reglas. Si eres un fabricante de bicicletas de carrera, no puedes hacer la bicicleta que quieras. Hay reglas muy estrictas. Pero quisiera que vieran lo que pasó cuando un fabricante de bicicletas llamado Specialized se hartó de esas reglas. Decía: "¡Qué tal si ese libro de reglas lo aventamos mejor por la ventana! ¿Podríamos crear una mejor bicicleta?”

Vamos a ver lo que hicieron. [video]

Entonces, crearon la bici fUCI bike. Esto es lo que hizo—bastante atractivo. Hizo una lista de todas y cada una de las reglas en una hoja de papel. Enseguida de cada regla, hacía una pregunta: “Qué pasaría si rompiéramos las reglas?" Esto es lo mejor de todo. Las restricciones, las mismas reglas, se convirtieron en la fuente de inspiración. Por ejemplo, las reglas dicen que las ruedas deben ser del mismo tamaño. Aquí decía: “Admirable idea. Vamos a hacer la trasera más grande; generará más tracción.” Las reglas decían no motores a bordo. Aquí decía: “Admirable idea. Vamos a ponerle un motor en los pedales. Eso nos dará empuje al ir cuesta arriba.” Una por una, fue rompiendo cada regla y creó una mejor. Y nosotros podemos hacer justo lo mismo.

Entonces una breve recapitulación de nuestra tercera mentalidad innovadora: Cambia las reglas y las joyas te llevas—cambiando nuestro enfoque, nuestra metodología, cambiando las ataduras de las reglas en las que operamos, a fin de impulsar auténticos resultados en nuestro negocio.

Lo cual nos lleva nuestra tercera mentalidad: la innovación. Aquí se trata sobre buscar lo inesperado. Cuando te presentas cada día, hay una cosa inesperada que debes hacer. Te miras de cierta manera; te involucras de cierta manera. Pero ese método esperado no hace historia. Hacer lo contrario es lo que nos permite realmente ganar.

Encontré un ejemplo divertido de aquí mismo en Los Ángeles. Aquí en Los Ángeles, subieron un panorámico: “Te coca, BMW. El completamente nuevo Audi A4.” Creo que todo de lo que se trataba era de cómo contestaría BMW. Es un carro nuevo muy atractivo. Pero BMW es una compañía innovadora. BMW sabe cómo buscar lo inesperado. En menos de una semana, en línea de visión idéntica de este panorámico, BMW respondió con esto: “Jaque mate.” No creo que eso fue lo que esperaba Audi.

Bueno, ahora era el turno de Audi. ¿Qué iba a hacer? Lo esperado sería que llamara a sus abogados. ¿Lo inesperado? Dos días después, en el siguiente panorámico, Audi respondió: “Tu peón no es contrincante para nuestro rey.” Bueno, esto fue el inicio de la guerra de panorámicos de Los Ángeles. Ambas compañías siguieron publicando más y más panorámicos, tratando de imponerse sobre el otro. Francamente, ambas compañías ganaron. Porque ambas supieron como buscar lo inesperado. Si se puso medio rara la cosa después de un rato.

Sin embargo, a fin de cuentas, Audi ganó. Y eso es el porqué: La última serie de panorámicos no fue creada por su agencia de publicidad. Audi siguió buscando lo inesperado. Y lo abrió también en los medios sociales, invitando a los clientes a ofrecer ideas. Llegaron por miles, muchas de las cuales se convirtieron en panorámicos reales. Piénsalo. Involucró tanto a sus clientes, que los hizo que redactar anuncios. Lo mejor es que Audi no se propuso eso, para nada. Tenía en mente una idea totalmente distinta y le salió el tiro por la culata. Pero como supo cómo buscar lo inesperado, fue posible darle una maroma y convertir la tragedia en triunfo.

Esta es una técnica que quiero que recuerden. Cuando tomamos decisiones, aún sobre cómo comportarnos en el día con día, la forma en que funciona la mente es que estrechamos nuestro ámbito de decisiones. Nos decimos a nosotros mismos: Podría hacer A, B o C, y escoger nuestra mejor opción y seguir adelante. Esta es mi sugerencia: En lugar de escoger lo obvio y fácil de A, B y C, pregúntate, Espera un minuto. ¿Hay una D? ¿Hay una E? O, como me gusta decir, ¿Hay una opción X? La opción X es esa idea inesperada, no común, medio creativa, que hace toda la diferencia del mundo.

Si estás sentado en el avión junto a tu mejor prospecto, la opción A es: Pasártela vendiendo, vendiendo, vendiendo. Como opción X: Dale el asiento a su esposa.

Este es otro ejemplo rápido de bicicletas. Este se llama una VanMoof. [visual] No es una bicicleta de carreras, es una bicicleta eléctrica híbrida, usada para transporte en la ciudad. Entonces, si vives en Beijing, si vives en Nueva York, en Milán o en Tokio, puedes llevarte una a trabajar. Los líderes de la compañía se enfrentaban a un problema. Estas bicicletas se estaban dañando en grandes porcentajes durante el embarque. Se enviaban en grandes cajas de cartón, directamente a los consumidores y en el trayecto se maltrataban mucho. Los líderes de la empresa se reunieron y dijeron: “Miren, tenemos que resolver este problema. Entonces, ¿qué debemos hacer?” Bueno, comenzaron una lluvia de ideas, y las más obvias surgieron primero. Alguien dijo: “Bueno, usemos materiales de empaque más gruesos.” Pero cuesta dinero. Alguien más dijo: “¡Qué tal si usamos uno de esos servicios de entrega, elegante y de guantes blancos?" Eso cuesta aún más dinero. Ahí es donde la mayoría nos detenemos, en las ideas obvias y fáciles—la A, B, o C. Pero ellos siguieron. Querían algo elegante. Querían una opción X.

Uno de los líderes dijo: "Tiempo, tiempo. Piensen por un momento en una TV de pantalla plana. Las TV de pantalla plana son como del mismo tamaño de caja. Es como del mismo peso. ¿Cómo puede la gente embarcar pantallas planas todos los días sin daños, mientras nuestras bicis se maltratan tanto?" Esto condujo a una idea bien interesante. No cambiaron los materiales de empaque; no cambiaron el servicio de entrega; no cambiaron ni una sola caso, excepto que imprimieron la imagen de una pantalla plana en la caja. Eso fue todo. La misma bicicleta. La misma caja. Un poco más de tinta. Y esto es lo que sucedió. El porcentaje de daños se redujo 70 por ciento. Es sorprendente lo que pasa cuando dejamos que emerjan esas opciones X a la superficie.

TNT, estoy seguro de que lo saben, es una televisora. Quería reinventar su marca como la red televisiva del drama, pero no podía darse el lujo de reinventar su marca globalmente, entonces tuvieron que buscar lo inesperado. Vamos a ver que fue exactamente lo que hizo Kevin. [video]

Fue genial ¿no? Vamos a echarle números. Quieres alcanzar a decenas de millones de personas. Opción A: Adoptas una campaña muy cara de publicidad por televisión. Opción X: Contratas a algunos actores y gente de producción en un pueblito en Europa. No se trata de las 200 personas que lo vieron en vivo ese día en particular. Se trata de los 56 millones de personas que ya lo han visto en línea. Cincuenta y seis millones de personas ahora saben que TNT se trata de drama. Eso es lo que pasa cuando buscamos lo inesperado.

Y este es un último ejemplo rápido para ustedes. El hospital infantil UPMC de Pittsburgh---¿Quiénes son sus clientes? Chicos enfermos y sus familias. Los líderes del hospital querían crear una mejor experiencia para esos clientes. Lo esperado: Almohadas más suaves. ¿Lo inesperado? Estos son los limpia-ventanas. [visual] Esto es lo que ocurrió. Todos los limpia-ventanas se vistieron como superhéroes. No se perdió productividad. Pero ahora, al descender del techo en sus andamios, divierten a los chicos. Cambió el juego.

Aligeró la atención de los cuidados médicos. Los chiquillos lo anhelaban durante días. Se les olvidaba porqué habían ido a dar ahí. Es sorprendente lo que pasa, ¿verdad? cuando buscamos lo inesperado. Quiero que sepan una cosa: Todos los que estamos aquí hoy, todos tenemos estas ideas en nosotros, ahora mismo. Me gusta decir que, si estás respirando, eres creativo. Es nuestra labor hacerlo emerger a la superficie y poner nuestras ideas en acción si quieres gozar de extraordinarios resultados.

Entonces, una breve recapitulación del punto número cuatro. Buscar lo inesperado, buscando esas ideas de opción X, haciendo lo osado y fuera de lo común--eso es lo que imprimirá la mayor inercia a nuestras vidas profesionales y hasta personales.

Lo cual nos lleva nuestra quinta mentalidad de la innovación. Esta está basada en un proverbio Zen, que simplemente dice, “Cae siete veces y levántate ocho.”

Cuando piensas en la innovación, quizás pienses que necesitarías mucho dinero. Pero la verdad es que los verdaderos ladrillos de innovación son internos. Firmeza. Determinación. Tenacidad. Resiliencia. Luchar respondiendo con más creatividad cuando sufres un contratiempo. Hacer más con menos. Cuestiona irreverentemente. Esa es la razón por las que las start-ups pueden ganarles a los gigantes de la industria. Caes siete veces, y te levantas ocho.

En China Oriental, se abrió un KFC, y Jack estaba muy contento con ello. No porque le encanta el pollo a Jack. Jack esperaba conseguir un empleo. Un par de meses antes, Jack había solicitado trabajo en docenas de lugares, pero le decían lo mismo en todos lados: “No” y “No tienes potencial.” Dijo: “Tal vez podría volver a la universidad.” Solicitó admisión en tres. Le respondieron los mismo: “No. No tienes potencial.” Veinticuatro personas solicitaron trabajo en el nuevo KFC, y a 23 los emplearon. A todos, excepto a Jack. Pero Jack creía, en su corazón, que te caes siete veces y te levantas ocho. Y al irte levantando, vuelves a estar de pie con más creatividad. Y hoy, Jack Ma es el hombre más rico de China. Esta mañana, su valor neto rebasaba los 40 mil millones de dólares. Para aquellos que no le reconocen, es el fundador y director general de Ali Babá, la Amazon de China.

Ahora, vemos historias extraordinarias como esta, pero esto se aplica a todos nosotros también, los seres normales. Porque siempre nos toparemos con algún contratiempo en algún momento. Si no te estás tropezando, es que no vas suficientemente aprisa. Pero cuando tengas ese inevitable tropiezo, te vuelves a levantar con más creatividad, en lugar de permanecer caído en el colchón. Eso es lo que nos permite ganar, año tras año, década tras década.

Como he mencionado varias veces, soy de Detroit. Es una historia fascinante de lo que ocurre cuando finalmente te vuelves a levantar. Durante los últimos 30 a 40 años, nuestra ciudad ha batallado grandemente. Tu di cualquier problema, y lo hemos tenido. Nuestra ciudad se ha desmoronado. Bancarrotas, crimen, lo que se te ocurra. Pero recientemente--y algunos quizá lo sepan-—nuestra ciudad ha estado levantándose de las cenizas y realmente, cosas geniales están comenzando a ocurrir. Y es porque ahora somos una comunidad que adopta este principio: Cae siete veces, y te levantas ocho. O, como nosotros decimos, Detroit le mete más ganas.

Este es un pequeño ejemplo de lo que estamos haciendo, y yo soy una piececita en el rompecabezas. Mis socios y yo queríamos retribuir, de modo que invertimos en un fondo de capital de inversión para respaldar a los emprendedores tecnológicos apasionados. Dijimos: "Tal vez podamos ganar dinero. Más importante, tal vez hagamos la diferencia." Tomamos este edificio en 2010. [visual] Había estado vacante durante 20 años. Y creamos un ambiente que nutría a la creatividad. Comenzamos a invertir en emprendedores, dándoles fondos, apoyo, coaching, acceso a mentores. El edificio en sí era simbólico de lo que estaba ocurriendo en los corazones y mentes de la gente.

Hicimos cosas divertidas. Había una terraza en el techo para que la gente pudiera trabajar al aire libre en los meses de verano, y hasta un auditorio para oportunidades de aprendizaje. Esto es lo que sucedió. En 2010, cuando abrimos este fondo, no había una sola start-up tecnológica en todo el centro de Detroit. Piensen en eso. Un de las principales ciudades de EUA y ni una sola start-up de tecnología. Hoy, en cosa de una manzana alrededor de nuestro edificio, hay 70. Hay más de 1000 trabajadores creativos y emprendedores que están comiendo en los restaurantes locales y comprando departamentos. Fondeamos a estos cuatro amigos, llamados Detroit Labs, hace un par de años. [visual] Hoy, emplean a más 150 gentes en el centro de Detroit.

No estoy, de ninguna manera, asumiendo el crédito por la vuelta que está dando Detroit. Hay mucha gente haciendo cosas mucho más importantes que yo. Yo solo estoy dándoles un pequeño ejemplo, de que “caes siete veces y te levantas ocho.” Y si te sigues levantando con suficiente imaginación, pueden ocurrir cosas increíbles.

Nuestro quinto principio es caer siete veces y levantarte ocho—elevándote de la adversidad con imaginación creatividad e innovación cotidiana.

Hemos cubierto mucho, y yo sé que este es un tiempo divertido e importante para estar aquí en Los Ángeles, pero ¿cómo ponemos esto en acción? ¿Cómo lo llevamos a casa? Me gustaría, si me permiten, aterrizarlo todo para ustedes, con una última historia.

Este hombre se llama Coss Marte. [visual] Coss creció en la parte Baja del Este de Manhattan, en Nueva York, bajo condiciones terribles. Creció por abajo de la mayor pobreza. Estaba en un sistema escolar decadente, con terribles influencias de sus compañeros, y terminó metiéndose en algunos problemas. Probó drogas por primera vez a la edad de 11. Para los trece, ya las estaba vendiendo. Ahora, Coss era un jovencito bastante emprendedor. A la edad de 19 años, tenía un negocio de 2 millones de dólares anuales. Pero se topó con una carga regulatoria. La policía de Nueva York vino, y cerró el negocio de drogas de Coss, y eso le costó ir a prisión por siete años.

Ahora, en aquel tiempo, Coss sufría de sobre peso. Su salud decaía, con presión sanguínea elevada, y alto colesterol. Terminó metiéndose en una pelea con un celador de la prisión y lo enviaron a prisión solitaria durante tres semanas. Ahí estaba, en una jaula de concreto, en el peor entorno que te puedas imaginar como ser humano. [visual] Se sentía sin esperanzas, y frio y aterrado. Sólo por pasar el tiempo, ya que no sabía qué más hacer, comenzó a hacer ejercicio, usando su propio cuerpo como pesa. Le hizo sentirse un poco mejor. Le ayudo a superar esas tres semanas de infierno.

Eventualmente, salió y volvió a integrarse a la población regular de la prisión. Pero siguió entrenando. Siguió haciendo ejercicio. Fue a la biblioteca de la prisión, y aprendió todo sobre condición física y nutrición. Terminó, en los siguientes seis meses, bajando 70 libras. Cuando otros internos vieron la transformación, todos comenzaron a pedirle ayuda. Entonces Coss, eventualmente, dedicó el resto de su tiempo en prisión ayudando a los otros presidiarios a cuidarse a sí mismos y a ponerse en buenas condiciones físicas y a desarrollar el autocontrol.

Cuando al fin salió de la cárcel, ahora se enfrentaba otro problema. Había pagado su deuda a la sociedad. Quería hacer lo correcto, pero intenta obtener un empleo como exconvicto. Acudió a todos los lugares que conocía, pero nadie siquiera le devolvía las llamadas. A estas alturas, se le terminaban las opciones y se le acababa el tiempo. Pero lo que no se le acabaría sería la creatividad.

Recurrió a las cinco mentalidades de los innovadores. Verán, esto no solo se aplica a nerds tecnológicos de Detroit. Esto se aplica a todos, personal y profesionalmente. Esto es lo que hizo Coss: Pero creía que toda barrera puede ser penetrada. No perdió tiempo diciendo que no se podía; siguió adelante y perseveró. El video mató a la estrella de radio. Sabía que un enfoque tradicional no iba a bastar, así que se le ocurrió algo nuevo. Tenía que meterle una maroma de judo. Cambió las reglas para llevarse las joyas. Cuando sales de prisión, se te dice que sólo hay ciertas cosas que puedes hacer. Coss no atendió ese consejo. Tenía que buscar lo inesperado. Tenía que empujar las fronteras creativas, haciendo el tipo de ideas de opción X, osadas y creativas. Seguía cayéndose, pero seguía levantándose.

Así, Coss pensaba un día, Cuando estuve en prisión ayudando a la gente a ponerse en forma, y yo sentía como que importaba. Tal vez podría iniciar mi propio gimnasio. Suena bien. ¿Pero qué propietario va a darle a este tipo las llaves de un edificio? Otra vez recurrió a las mentalidades medulares. Les suplicó a los terratenientes de toda la ciudad, pero persistió. Cae siete veces, y te levantas ocho. Hasta que uno le dio el sí, irónicamente, en la misma esquina del Bajo Manhattan, donde solía vender drogas.

Ahora tiene su espacio, pero dijo, "¿Cómo compito? ¿Cómo compito contra el super gimnasio?” Recurrió a las mentalidades. “Voy a buscar lo inesperado,” dijo. Entonces, en lugar de abrir igual que cualquier otro de los 700 gimnasios similares, Kiss abrió el primer gimnasio de su tipo—el primer gimnasio temático emblemático de prisión del mundo. Bienvenidos a ConBody. Cumple tu "condena". Y esto es lo que sucedió. Podías ver la manzana de la prisión. Pasabas por la entrada, y estabas en el patio de entrenamiento. No hay equipo elegante. Son los mismos ejercicios que usan el cuerpo como pesa, que Coss había desarrollado estando en prisión. Y los amigos aquí no solamente podían hacer ejercicios geniales, sino que se divertían al hacerlo. De hecho, a los miembros del gimnasio no se les dice “miembros,” sino “internos”. Y los internos, no solamente hacen un muy buen ejercicio, sino que pueden tomarse fotos como ésta y subirlas en línea. [visual] Cada aspecto del gimnasio es creativo y no tradicional, aún su fuerza laboral. En lugar de contratar gente de la industria del bienestar y nutrición, cada empleado en ConBody estuvo encarcelado anteriormente, desde el que da la bienvenida en la recepción, hasta los entrenadores personales. Como el gimnasio es auténtico, osados y creativo, arrancó.

Yo platiqué con Coss hace como un mes, y me dijo que ahora cuentan con 10,000 clientes pagadores en la Ciudad de Nueva York. Cuando la gente de todo el mundo escuchó sobre esto, dijeron que ellos también querían entrarle a la diversión. Ahora ofrece sus cursos en línea por una cuota y tiene clientes pagadores en 22 países.

Cuando abrió la segunda edición de ConBody, en lugar de abrir en algún viejo edificio mohoso, de hecho, la abrió dentro de Saks en la Quinta Avenida, un detallista de lujo en Nueva York. Piensa en esto. Coss pasó de estar en el fondo más bajo de la Tierra, para subir a niveles de éxito inimaginables al acoger estas mentalidades medulares. Esto es lo que hizo Coss en sus horas más obscuras. Piensa en lo que podemos hacer en nuestras mejores horas.

Entonces, para continuar con esta travesía de ideas de acoger la innovación e inyectarlas profundamente en sus vidas personales y profesionales, he armado algo para ustedes. A lo largo de los próximos 21 días, si lo deciden, van a recibir un correo electrónico diariamente, con una historia, una técnica, una idea como combustible para tu jornada creativa. Para ello, lo único que necesitas hacer es textear la palabra innovate al 345345. No es una treta para vender algo; no tienes que comprar nada. Pero te dará una dosis fresca de inspiración durante los próximos 21 días. Dicen que te toma 21 días desarrollar un hábito, y yo espero que desarrollen el hábito la innovación y la creatividad. Innovación cotidiana. Una vez más, basta con textear la palabra innóvate al 345345.

Quisiera dejarles con una última reflexión, un reto de innovación a nombre de MDRT. En los siguientes siete días, mientras siguen frescas en tu mente estas ideas, a ver si puedes descubrir sólo una idea de creatividad disruptiva. No tiene que ser grande. Puede ser una diferencia en la forma de enviar un correo electrónico, o la forma en que contestas el teléfono. Pero si te das permiso de hacer emerger una idea a la superficie, esto es lo que sucederá:

Las ideas son contagiosas. Una idea se convierte en seis ideas y luego en once. Y esta nueva vibración creativa se extenderá entre todos aquellos que te rodean. Cuando sacas a la superficie tan sólo una idea la próxima semana, crearás una inercia. Y ese momento se vuelve imparable.

El mundo en el que estamos es muy, pero muy distinto a lo que era cuando papá estaba en el campo, allá por 1980. Hoy, jamás había sido más importante lo que está en juego; la amenaza nunca había sido mayor; la competencia jamás había sido más feroz. Pero yo realmente creo que las oportunidades jamás habían sido más profundas. Vamos a apropiarnos de ellas. Vamos a hacer que hoy sea nuestro punto de partida. Ahora es el momento. Ya es hora de manejar este don de la creatividad que todos tenemos. Ahora es el momento de empujar las fronteras y buscar lo inesperado. Si caemos siete veces, levantémonos ocho. Y si podemos hacer eso, juntos, como una familia MDRT, podremos apropiarnos de las enormes oportunidades que tenemos justo a la puerta.

Linkner

Josh Linkner ha sido el fundador y director general de cinco compañías de tecnología, que vendió por un valor combinado de más de 200 millones de USD. Es autor de dos éxitos de librería del New York Times y es socio fundador de Detroit Venture Partners. Linkner ha sido nombrado dos veces Emprendedor del Año de Ernst & Young, y es un columnista regular para Forbes, el Detroit Free Press, y la revista Inc. Su labor en la innovación ha aparecido en el Wall Street Journal, Harvard Business Review, CNN y el New York Times.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments