Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

El Poder de la Esperanza

Pamela Landwirth

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Landwirth, Presidenta y Directora General del socio altruista de MDRT, Give Kids the World Village, comparte cómo, desde 1986, la organización ha servido a más de 152,000 familias de 76 países de todo el mundo. Gracias a la Village, los niños que luchan contra enfermedades terminales, y sus familias, pueden pasar una semana fantástica inolvidable comiendo helado para el desayuno, y pasando tiempo con sus personajes favoritos, sin un solo cargo y llenos de un sentimiento de que todo es posible. Presentada en la Reunión Anual MDRT 2017.

Es un honor estar con ustedes esta mañana, para compartir la historia de Give Kids The World, una historia acerca del regalo más poderoso que puedes dar a otro ser humano—el don de la esperanza.

Para explicar nuestra misión, quisiera que imaginaran que son una familia “normal” pasando por la vida, experimentando sus altas y bajas: preocupándose por llegar a fin de mes; fastidiando a los chicos con que hagan la tarea o que limpien sus recámaras; tratando de encontrar el célebre equilibrio trabajo-vida.

Luego, cierto día, durante una visita de rutina al consultorio del médico, se te viene abajo el mundo al escuchar las palabras: “Lo siento, su hija tiene leucemia”, o “Su hijo tiene un tumor inoperable en el cerebro.” De pronto, tu mundo se vuelca, y todas aquellas cosas que antes te preocupaban parecen cosas tan insignificantes.

Como escribió una madre su deseo, tu nueva norma es:

Cirugías, trasplantes, radiografías, transfusiones, hospitales eternos. Ves a los hijos de tus nuevos amigos morir, y te odias por sentir alivio y gratitud porque el ángel de la muere los señaló a ellos y no a los tuyos. Luego, vas a casa, haces la cena, tratas de pagar las cuentas, haces la lista de mandado, disciplinas a tus hijos por no lavarse los dientes—como si todavía te importara—y haces que todo parezca un inconveniente que, aunque un tanto complicado, es manejable y que debes resolver de alguna manera. Tu llanto es en los baños, gritas en el carro estacionada detrás de la estación de gasolina, y te pones de rodillas para rogar. Y no importa lo sólida que sea tu fe y amor a Dios, te preguntas si volverás a tener 5 minutos sin que alguien se quede mirando a la pequeña niña calva y flaca de piel transparente, en su vestido de princesa, y le pides a Dios que te libre de la ira y te llene de gozo con algo más que un conteo decente de hemoglobina.

¡Qué descripción tan poderosa!

Después de que nuestras familias viven esta pesadilla durante semanas, meses, y a veces, hasta años, sueñan con unas preciosas horas o días en que si tan solo pudieran sentirse “normales” nuevamente. Quieren que alguien los envuelva con sus brazos y les hagan sentir que todo va a estar bien.

Ese es el regalo que Give Kids The World da a nuestros preciosos invitados—familias que son como las de ustedes o la mía, pero que comparten un vínculo común—un hijo o hija entre 3 y 18 años, luchando contra una enfermedad que le arrebata la vida, y cuyo único deseo es visitar la magia que ofrece Florida central, y conocer a Mickey Mouse, o nadar con los delfines, o experimentar el Mundo Mágico de Harry Potter. Este sencillo deseo lo comparten casi la mitad de todos los niños diagnosticados con una enfermedad terminal.

Desde 1986, hemos servido a más de 152,000 familias, de 76 países de todo el mundo. Y, aunque es una cifra sorprendente, hay conservadoramente 27 mil niños diagnosticados con una enfermedad terminal diagnosticada cada año, tan sólo en Estados Unidos, de modo que nuestra labor apenas está comenzando.

Antes de Give Kids The World, muchos niños no tenían posibilidad de experimentar sus deseos. Henri Landwirth, nuestro fundador, era el propietario de un Holiday Inn cerca de Disney, y cuando una organización que concede deseos identificaba a un niño deseando a Disney, solía acudir a Henri para ver si hospedaba a la familia gratuitamente. Por supuesto, siempre decía que sí. Al fin, cierto día, su gerente general le dijo que habían cancelado porque para Amy, una niñita de Virginia, el tiempo, simplemente, se había agotado; había terminado su batalla contra la leucemia. Henri descubrió que tomaba más de dos meses coordinar el proceso de los deseos, y eso era un tiempo que los niños no tenían.

Así, a la edad de 60, cuando la mayoría de las personas que han disfrutado su mismo nivel de éxito buscan retirarse, Henri hizo la promesa de que cada niño podría ver cumplido su deseo. Y en lugar de navegar hacia la puesta de sol, Henri creo Give Kids The World en una bodega de su hotel.

Optimizó el proceso para poder llevar a los niños a Florida Central, en menos de 24 horas cuando se requiriera.

Ahora colaboramos con más de 200 organizaciones que conceden deseos por todo el mundo, y hemos crecido desde esa pequeña bodega hasta la Villa de ensueño, de 32 hectáreas, completa, con 168 villas, el Restaurante Gingerbread House para comer, el palacio del helado Ice Cream Palace, el Castillo de los Milagros, y tantas cosas más.

Nuestra misión es sacar a las familias de su nueva “norma” de consultas médicas, estadías en hospital y tratamientos médicos y llevarlos a un mundo mágico en el que todo sea “¡Sí!” Estos padres ya se acostumbraron a tener que decir no—“No podemos pagar unas vacaciones ahora, o una buena Navidad, o siquiera regalos de cumpleaños.” Entonces, imagínense venir a un lugar donde no tienes que preocuparte por el costo… ¡Todo gratis! Todo desde los placeres más sencillos de la vida, como helado para desayunar… todas esas cosas de las que están hechos los sueños. Los hermanos están incluidos en toda la diversión, porque ellos sufren por igual como los demás.

   Cada día y cada noche hay una fiesta.

   El domingo—El juego Candy Land más grande del Mundo.

   Lunes--Halloween

   Martes—Fiesta de Cumpleaños del Mayor Clayton

   Miércoles—Ídolo de la Villa

   Jueves—País de las Maravillas en Invierno, completo, con todo y nevada, regalos, y, por supuesto, con Santa.

   Viernes—Piratas y Princesas

   Sábado—Fiesta en la Piscina

Los personajes vienen a la Villa en las mañanas, para que las familias no tengan que esperar haciendo largas filas en los parques para las fotos especiales. Traemos caballos para llevar a los invitados a pasear. Un conejito de 1.85 m acurruca a los niños en la noche. ¿Qué más puedes pedir?

Todos los niños tienen un lugar permanente en nuestros corazones y en la Villa, ya que cada niño escribe su nombre en una estrella de oro, que se coloca en el techo de nuestro Castillo de Milagros.

Piensa en el día más feliz de tu vida—el día de tu boda, el día en que nació tu primer hijo, el día en que tu equipo ganó el campeonato nacional. ¿Acaso no te sentiste como en la cima del mundo? ¿No te sentiste como que podías conquistar todo? Ese sentir es lo que queremos crear para los chicos—que sientan “Puedo conquistar lo que sea”, para que vuelvan a casa re-energizados, inspirados para reanudar su batalla contra su enfermedad.

No conocemos lo que haya sido de cada niño que ha visitado la Villa; sería maravilloso si los niños, todos tuvieran la misma historia que la Princesa Alyssa. Cuando Alyssa regresó a casa de la Villa, le dijo a los médicos: “No necesitan darles inyecciones a los niños para que se curen. Nomás mándenlos a Give Kids The World… Es medicina mágica.” Y así fue para ella. Ahora, ella está en su primer año en la universidad ¡esperando quedarse con mi puesto algún día!

Muchos de los niños cuyos rostros han visto en la pantalla llegaron al final de su batalla poco después de visitar la Villa. [visual] Estos niños no hubieran tenido su deseo si no hubiera sido por Give Kids The World Village. Encontramos la inspiración en saber que aunque los niños pueden haber partido, les dimos a sus familias recuerdos muy gratos que les servirán como fuente de fortaleza y consuelo por muchos años en el futuro.

Hace varias semanas, una madre deseo compartió que su hija había fallecido mientras regresaban a casa, después de la Villa. Dijo que lo único que les ayudó a soportar el dolor que sintieron, fue saber que la última semana de vida de su hija fue la más feliz de toda su vida.

Pamela Landwirth, Presidenta y Directora General de la organización Give Kids The World Village, cuenta con una amplia experiencia en administración de operaciones en centros recreativos, desarrollo de recursos humanos, y planeación de proyectos con Walt Disney World. Es responsable de operaciones de The Village, y todas las iniciativas estratégicas de promoción para la organización. Bajo su liderazgo, The Village se ha duplicado en tamaño, ha triplicado el número de villas y ha agregado 11 nuevos recintos y atracciones. Lo más importante: El número de familias que visitan Give Kids The World Village cada año ha crecido de 3,950 en 1995 a más de 7,600 al día de hoy. La dedicación de Landwirth hacia esas familias es incansable, y labora cada día para crear una felicidad que inspira esperanza.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments