Select Language

Check Application Status
en

Resource Zone

Nunca dejes de golpear la roca

Billy Riggs

Rate 1 Rate 2 Rate 3 Rate 4 Rate 5 0 Ratings Choose a rating
Please Login or Become A Member for additional features

Note: Any content shared is only viewable to MDRT members.

Usando una combinación de ilusiones y comedia, Riggs ha sido reconocido como uno de los Oradores más divertidos entre los cinco mejores de Estados Unidos. Subraya cómo una actitud positiva impacta directamente el éxito y muestra cómo el optimismo y la determinación pueden ayudarte a ti y a tu negocio. Presentada en la Reunión Anual MDRT 2017.

Y bien, tengo una pregunta muy importante, es esta: ¿Cómo pueden tomar toda la maravillosa información que han adquirido aquí en Orlando, regresar a casa con ella e implementarla efectivamente en su negocio y vida personal? Ahora bien, me llamo Billy Riggs, y no soy simplemente un ilusionista. Soy lo que llamo un des-ilusionista, lo cual significa que no me emociona tanto llevar a cabo mis actos de ilusionismo como lo hace el poder meterme en sus mentes para exponer sus ilusiones. Ilusiones psicológicamente dañinas. Percepciones erróneas del mundo que forman techos de cristal en sus mentes. Barreras que ustedes mismos se han puesto y que no pueden romper.

Déjenme decirles cuál es la mayor de las falsas ilusiones en la vida. Es que yo no tengo todo lo necesario para alcanzar la grandeza en esta vida. La autoestima es un destino. Si cambiamos eso es cuando la magia sucede.

Lo que vieron fue una mesa moverse por medio de una fuerza invisible. [Imagen] Les aseguro que se trata de una fuerza completamente natural. Sin embargo, su vida, de manera similar, se mueve por medio de una gran cantidad de fuerzas invisibles —sus creencias, sus suposiciones, sus predisposiciones—; sin embargo, hasta arriba en esa lista, yo colocaría la imagen que ustedes tienen de sí mismos.

Me gustaría presentarles a mi mascota, la tortuga Toby. Así se veía Toby cuando mi esposa lo encontró en el bosque cerca de nuestro hogar en Austin, Texas, en el año 2000. [Imagen] Ella lo llevó a la casa para enseñárselo a nuestro hijo, Cameron, quien en ese entonces solo tenía un año. Este es mi hijo en su primer cumpleaños. Ahora tiene 18 años. Y desde entonces, Toby merodea por nuestro patio cercado. Toby y Cameron crecieron juntos.

Esta es una foto de Toby tomada exactamente un año después. [Imagen] Toby había crecido, y en esa foto mi hija Sara, quien está sentada con un amigo de la familia, lo está sosteniendo. Nosotros creíamos que Toby ya había crecido a todo su tamaño porque, al menos hasta esta etapa de su desarrollo, habíamos asumido que Toby era una tortuga texana de caja ordinaria, común y corriente. Y vaya que nos equivocamos. Empezamos a preguntarnos si no estaríamos dándole de comer demasiado cuando, tres años después, se veía así. [Imagen] Y cuatro años después se veía así. Luego, cinco años después se veía así. Resulta que Toby es una tortuga Sulcata africana. Aparentemente, era la mascota exótica de alguien y se le escapó cuando era bebé. Toby pesa más de 90 libras y ni siquiera ha crecido a la mitad de lo que crecen. Pertenece a la especie terrestre de mayor tamaño en el mundo fuera de Galápagos y algunas otras islas remotas.

La siguiente fotografía se tomó en Halloween hace cinco años. [Imagen] Toby salió a pedir dulces disfrazado de Lady Gaga. Y su parecido con la familia es sorprendente. Así es como se verá en 100 años. Toby es una criatura magnífica, pero tiene un problema, un problema que apuesto algunos de ustedes también tienen. Toby tiene un problema de autoimagen. Es cierto, Toby es enorme, pero él piensa que es pequeño.

Tenemos una verja de hierro forjado que conduce de nuestra acera trasera a nuestra entrada. Dos y media pulgadas separan a cada uno de los barrotes, les tomé la medida. Con frecuencia, Toby intenta meterse entre ellos. Mete la cabeza y no tiene idea de por qué no puede seguir avanzando. Sigue caminando durante un minuto y medio hasta que se da cuenta de que no ha avanzado nada. Toby siempre intenta pasar por debajo de cosas que solo tienen seis pulgadas de alto. En muchas ocasiones, mientras estamos sentados en la mesa del comedor, vemos por la ventana trasera cómo varios muebles de jardín empiezan a caminar por el patio.

Tengo una última foto. [Imagen] Este es Toby escondiéndose. Puede permanecer horas ahí pensando que nadie puede verlo. Como pueden ver, después de vivir con Toby durante más de una década y media, estoy seguro de que no tiene idea de que existe una parte trasera. Toby es enorme, pero cree que es pequeño. Y debido a que piensa que es pequeño, vive como si fuera pequeño. Cada año Toby se ha hecho más grande, más pesado, más fuerte y más poderoso. Hoy en día, es completamente imparable.

Nuestra vieja cerca de madera se fue desgastando y deteriorando cada vez más hasta que, finalmente, la cambié hace algún tiempo. Tenía partes en la que yo podía romperla con dos dedos. Toby habría podido atravesarla como si hubiera estado hecha de papel sin tan solo hubiera sabido que podía hacerlo. Toby no se encuentra aprisionado por nuestra cerca; Toby se encuentra aprisionado por su ridículamente baja apreciación de sus propias capacidades. Toby es prisionero debido a su exageradísima percepción de que el obstáculo en su camino es muy grande.

Durante años les he dicho a mis amigos que, si Toby alguna vez descubre la magnífica y poderosa criatura que es, que Dios nos ayude. No podremos quedárnoslo, tendremos que colocarlo en un zoológico. Y si ustedes alguna vez descubren que son criaturas magníficas y poderosas, que Dios ampare a cualquiera que trate de interponerse entre ustedes y sus sueños. Si ustedes no creen en sí mismos, se darán por vencidos demasiado pronto. Tirarán la toalla muy rápidamente. Y todas las cosas maravillosas que hayan aprendido aquí en la Mesa Redonda del Millón de Dólares, les beneficiarán muy poco porque se irán a casa y las implementarán con muy poca confianza durante algunos días y, después, decidirán que no funcionan y regresarán a hacer las cosas como las hacían antes.

Imagínense que están en una prisión haciendo trabajos forzados. Se les ha encomendado la tarea de romper una roca con un mazo. La golpean una vez y no sucede nada, cincuenta veces y siguen sin ver una diferencia. Setenta y cinco veces y no hay un cambio visible. Noventa veces, es como si la roca se burlara de ustedes. Noventa y nueve veces y ya están a punto de darse por vencidos. Pero, al dar el golpe número 100, la roca se rompe en mil pedazos. Mi pregunta es esta: ¿Cuál fue el golpe que rompió la roca? Los 100. No pueden salir y golpearla por centésima vez desde un principio o ¿sí? Y si se dan por vencidos en el golpe 75 o 95, nunca verán los resultados. La venta es el proceso de golpear la roca una y otra vez sabiendo que la gran mayoría de los golpes no dará resultados visibles pero que sí irá debilitando imperceptiblemente la resistencia de la roca. Las ventas son el sistema. Es un sistema de llamar a las personas por teléfono, reunirse con ellas en tu oficina, comprar bases de datos, hacer envíos masivos de correos electrónicos, organizar seminarios, obtener referidos, actualizar tu página de Facebook, redactar blogs y artículos, organizar revisiones anuales y hacer networking sin cesar. Si trabajan con el sistema, el sistema funciona. Si siguen golpeando la roca, esta se romperá, pero si se dan por vencidos, alguien más vendrá detrás de ustedes, la golpeará por centésima vez y recibirá todas las recompensas de su trabajo.

Considero que esta cualidad de persistencia es lo que nos hace valorar tanto al personaje ficticio de Rocky Balboa. ¿Por qué se siguen haciendo películas de Rocky 40 años después de que salió la primera? ¿Qué es eso que hace que amemos a Rocky? Creo que es su corazón. Se trata de un boxeador insignificante, mediocre y tonto al que golpean hasta dejar como una masa sanguinolenta casi cada vez que se para en el ring. Pero el hombre nunca se da por vencido. Una de mis escenas favoritas de todas las películas de Rocky ocurre en Rocky II, en la que se presenta la pelea de revancha entre Apollo Creed, campeón mundial de peso completo y el advenedizo Rocky Balboa.

Recuerdo que la escena tiene lugar en la lujosa oficina de Apollo Creed. Su staff se encuentra a su alrededor hablando acerca de la posibilidad de organizar una pelea de revancha con Rocky y el manager de Apollo se muestra totalmente en contra de la idea. El campeón quiere saber por qué así que le pregunta: “¿A qué le tienes miedo, Tony?”. El manager le contesta: “¿La verdad?”. Apollo le dice: “¡La verdad!”. El manager se levanta con terror en los ojos, camina hacia el escritorio de Apollo y le dice, “no es el indicado para nosotros, en lo absoluto. Te vi golpear a ese hombre como nunca antes había visto a alguien ser golpeado y ese hombre seguía tratando de golpearte. Ahora bien, no necesitamos a ese tipo de hombre en nuestras vidas. Sé lo que estás sintiendo. Déjalo ir”. Luego se acerca a él y le suplica “Déjalo ir”. Pero Apollo no puede. Su orgullo está herido. Le tiene que demostrar al mundo que la decisión dividida de la primera pelea fue una casualidad y que, por lo tanto, la pelea de revancha está en pie. Y es entonces que, debido a su talento innato, Apollo Creed sale y durante los primeros ocho rounds demuestra que, de hecho, él es el mejor boxeador del mundo. Golpea despiadadamente a Rocky. Lo deja en el suelo una y otra vez.

Sin embargo, al término del octavo round, toda la valentía del rostro de Apollo se transforma en un rasgo de asombro. Y sabemos lo que él se está preguntando, ¿Cómo es que este hombre sigue en pie? Luego Rocky sale y apenas gana el noveno round por puntos. Y la valentía del rostro de Apollo da paso a un atisbo de duda y miedo. Como resultado de una furia ciega, Apollo sale y gana los rounds 10, 11, 12, 13 y 14. Sin embargo, después de cada round, el miedo y la duda en sus ojos se intensifican. Y, finalmente, justo antes de que suene la campana para dar inicio al décimo quinto y último round el destino pone en marcha la confianza de Apollo quien finalmente lo entiende. Finalmente, después de mucho, se da cuenta que no se puede derrotar a Rocky. Simplemente no importa si eres mejor, más grande, más rápido, más fuerte, más inteligente, más adinerado, si tuviste un mejor entrenamiento, si pegas más fuerte, si conectas más puñetazos o si lo noqueas en cada round porque cada vez que lo haces, el tipo se vuelve a levantar.

¿Ustedes saben cuántas veces se tienen que levantar del suelo para llegar a ser el campeón mundial de peso completo? Cada vez que los noquean. ¿Saben cuántas veces se tendrán que levantar del suelo para cumplir sus sueños en esta vida? Cada una de las veces que sean noqueados. Así que regresen a trabajar con confianza. Levántense del suelo mil veces si es necesario y sigan trabajando y nunca, nunca, nunca dejen de golpear la roca.

Billy Riggs, CSP, ha sido reconocido como uno de los Cinco Oradores Más Amenos de Estados Unidos y en 2002 obtuvo el reconocimiento más alto de la Asociación de Oradores Nacionales, el título de Profesional Certificado como Orador. Riggs ha usado una mezcla poco convencional de comedia, música, magia, capacitación y motivación para difundir su actitud positiva entre más de un millón de personas en los cinco continentes por medio de la televisión, el radio, libros, videos y conferencias magistrales en vivo. Él usa sus ilusiones y la comedia para atrapar a la audiencia, motivarlos a la acción, mejorar actitudes, impulsar el servicio y las ventas y cambiar vidas.

 

{{GetTotalComments()}} Comments

Please Login or Become A Member to add comments